Inolvidable: A 7 años de una remontada histórica

0
1013
De las finales más recordadas de Mendoza. Rivadavia lograba el pentacampeonato.

SALTO EN EL TIEMPO. El 15 de junio de 2013, en el Salvador Bonnano, se disputó la final del Súper 8 de Mendoza. Rivadavia levantó 28 puntos de diferencia y venció a San José por 77 a 73. La palabra de los protagonistas.

Es difícil encontrar en la historia del básquet FIBA, remontadas de 28 puntos o más en una final. Existen algunos antecedentes en la NBA, aunque sabemos que allí se juega a otra cosa y el show se lleva todos los flashes. Pero además, la historia tiene tantos detalles, que pareciera escrita por un guionista de cine hollywoodense.

En aquel frío sábado del año 2013, se disputó la jornada final del Súper 8, un torneo en el medio del campeonato anual de dicho año, que luego generaría polémicas por una protesta de puntos en la final entre Atenas y Rivadavia.

En la previa, Anzorena había vencido a Macabi y se quedó con el tercer puesto del certamen. Luego llegaría el momento de la final entre un Rivadavia que parecía imbatible (venía de ganar cuatro títulos en fila en Mendoza, más la Liga C en 2012), y un San José de temibles nombres, como los hermanos Lucas y Facundo Rubia, más la incorporación Pablo Rizzo.

El inicio fue todo para el Santo de Guaymallén. Un equipo intenso, repleto de gol, que dominaba en ambos tableros. En el conjunto Naranja, se vio un equipo errático y nervioso que no le encontraba la vuelta el juego. Los primeros cuartos fueron favorables a San José por 29-13 y 53-25.

“Recuerdo que empezamos muy mal, reprochándonos y discutiendo entre nosotros por lo mal que estábamos jugando. No nos salía una. Y más al ver la tribuna de San José ya casi festejando por los 28 puntos que nos habían sacado, fue en el momento que entramos al camarín donde todo cambió. Nos dijimos de todo y nos propusimos cambiar la actitud. Ahí me di cuenta que lo podíamos dar vuelta. Era un equipo que tenía eso, carácter, entrega y pertenencia, expresó Fernando Hueso Ronco, capitán y líder de ese plantel.

Quien también recuerda lo acontecido ese 15 de junio de 2013 es Nicolás Seoane, quien sería el actor principal de la remontada, anotando ni más ni menos que 40 puntos. “Creo que ha sido uno de mis mejores partidos, no solo por los puntos sino por la remontada, que fue única. Nos fuimos al entretiempo 28 puntos abajo. No recuerdo mucho de lo que nos dijimos en el camarín, pero si me acuerdo que en la segunda mitad nos salió todo. Tuve una noche bárbara. Sentía que si la tiraba de aro a aro la metía. Fue increíble”, acotó.

Pero ese descanso largo también tiene detalles que valen la pena repasar, que tanto Seoane como Ronco recuerdan. Nicolás comentó: En el entretiempo escuchábamos que ya estaban armando el festejo. Que ya tenían el boliche alquilado para ir después del partido y cosas así. Eso nos dio más bronca para salir y tratar de dar vuelta la historia. Sinceramente no sabía si íbamos a ganar, pero necesitábamos cambiar la imagen que habíamos dejado en el primer tiempo”.

Ronco por su parte, amplió: “No sé si llamarle burla, como que el partido estaba terminado, eso sentimos. Solo bastaba jugar los 20 minutos que restaban para darle la copa a San José. Siempre hay un clip que te hace cambiar y fue el maldito entretiempo lo que nos dio valor a pesar de la vergüenza que teníamos”.

Como bien explican Ronco y Seoane, el partido dio un giro de 180 grados a partir del tercer cuarto. Una imagen totalmente distinta de Rivadavia, ante un San José confundido, que se quedó sin el goleo que había tenido en la primera mitad. Y poco a poco el team de Minelli acortaba distancias.

Voz autorizada, el Colo rememoró y explicó lo que hizo su equipo: “Me acuerdo que en el entretiempo decidimos cambiar. Fuimos a una zona 2-2-1 con presión alta. De esa manera les cambiamos el ritmo y recuerdo que hablamos de que si ellos nos habían sacado más de 25 puntos, nosotros podíamos bajar esa diferencia tranquilamente, que no había que volverse locos. Creo que ahí estuvo la clave y ni hablar de lo que hizo Nico, que se iluminó y la metió de todos lados”.

Pero el tercer cuarto dejaría un detalle más para esta historia que fue un corte de luz, en el cierre del período, que nunca quedó claro a qué se debió. Fue a nueve segundos de terminar el tercer cuarto. Lo recuerdo porque tengo el video en casa, contestó el entrenador Naranja.

Pensábamos que ese corte de luz nos podía llegar a romper la racha que veníamos teniendo. Pero por suerte la seguimos metiendo y logramos dar vuelta el juego en el final”, sentenció Seoane.

Tras el 60-50 con el que comenzó el último período (siempre arriba San José), empezó otro partido. Y es que tras el dominio absoluto de los Santos en los primeros 20 minutos y la gran remontada Naranja en el tercer cuarto, el cierre fue lo más reñido y parecido a una final.

Estaba para cualquiera, pero en Rivadavi,a Seoane seguía en llamas, Ronco era el corazón del equipo y Cabañez el cerebro, que además, tuvo en sus manos la responsabilidad de sentenciar el juego desde la línea de libres.

El resultado final fue 77 a 73, siendo sin dudas uno de los capítulos más fabulosos de la última dinastía Naranja, que arrasó con todo en el inicio de la última década. “Si bien ese era un grupo que revertía esa clase de partidos, en una final todo es diferente y más estando abajo por 28 puntos. No creo que se vuelva a repetir”, concluyó Ronco.

SÍNTESIS DEL 15-06-2013:

CLUB SAN JOSÉ (73): Lucas Rubia16, Ignacio Cangelosi 3, Alejo Sánchez 8, Facundo Rubia 23, Ariel Arriagada 8 (FI), Pablo Rizzo 12, Martín Lombardich 0, Iván Romero 3. DT: Eduardo Nicastro.

CENTRO DEPORTIVO RIVADAVIA (77): Nicolás Seoane 40, Diego Cabañez 4, Nahuel Jerez 11, Abel Trejo 11, Fernando Ronco 8 (FI), Diego Arce 0, Andrés Llaver 2, Agustín Gómez 2. DT: Fernando Minelli.

Estadio: Salvador Bonanno (Andes Talleres).

Parciales: 29-13; 53-25 y 60-50.

Árbitros: Mario Aluz – Pablo Leyton.

Figura: Nicolás Seoane

De las finales más recordadas de Mendoza. Rivadavia lograba el pentacampeonato.

El equipo campeón:
Arriba: Fernando Minelli (DT), Omar Devito (PF), Nahuel Jerez, Abel Trejo, Víctor Cortez, Nicolás Seoane, Lautaro Martín, Agustín Gómez, Mario Lujan (UT).
Abajo: Mauro Gómez, Andrés Llaver, Diego Cabañez, Fernando Ronco, Diego Arce, Stefano Arancibia.