Las dos mujeres que dirigieron a la selección mayor femenina

0
302

SELECCIÓN ARGENTINA. Dora Rhodius y la mendocina por adopción Hilda Santillán, son hasta el momento las únicas dos mujeres que estuvieron al frente del primer equipo nacional. Las historias de estas pioneras.

El conocimiento popular hace traer inmediatamente el nombre de Jorge Newbery cuando se busca en los comienzos de la historia del deporte argentino a una persona que practicó, medianamente de forma exitosa, varias disciplinas. Pues el nombre de Dora Rhodius debería estar codo a codo con el del aviador.

Una fuera de serie que brilló en los ´30, ´40 y comienzos de los ´50, siendo sumamente relevante en dos actividades: la natación y el básquet.

En el agua integró la Selección Argentina, siendo parte de los Campeonatos Sudamericanos de 1937 (Montevideo) y 1938 (Lima), donde en ambos casos se colgó la medalla de oro en la posta 4×100. En el plano doméstico compitió para Obras Sanitarias, donde los logros también estuvieron de su lado.

Como si fuese poco, o si el desgaste físico no existiera, a la par jugó al básquet en River, siendo siempre animadora de los torneos metropolitanos, al punto tal de ganarse un lugar en la Selección Mayor, disputando el Sudamericano de 1952 en Asunción del Paraguay. En esa ocasión nuestras chicas fueron cuartas, detrás de Paraguay, Brasil y Chile.

Lo cierto es que una vez que colgó las zapatillas, Dora siguió ligada al básquet pero como entrenadora, y los triunfos no la abandonaron. Su éxito en la AFMB la catapultó nuevamente a la selección, pero ahora, para dirigir al equipo.

El 19 de abril de 1958, en el Sudamericano de Lima, Rhodius se convirtió en la primera mujer al frente de un equipo adulto de básquet argentino, con el agregado de darle a nuestro país su segundo subcampeonato en siete ediciones, quedando detrás de la invicta Brasil.

La siguiente y última escala en la línea de tiempo se daría siete años más tarde. A nivel dirigencial el paradigma había mutado; la Selección pasó de estar dirigida por el entrenador del equipo campeón metropolitano, a darle esa responsabilidad a los mejores exponentes del Argentino de Selecciones.

En 1964 la cita fue a fines de enero en la provincia de San Juan, y en dicho certamen Mendoza se quedó con el tercer peldaño del podio, bajo las órdenes de Hilda Santillán.

Jujeña de nacimiento pero mendocina por adopción, a lo largo de toda su vida mezcló sus dos pasiones: el deporte y la docencia. Cuando fue momento de colgar las zapatillas, tal cual le pasó a Rhodius, la atracción por este deporte pudo más, y continuó ligada como entrenadora.

“Jugué en Andes Talleres y en el Club Agua y Energía, donde también dirigí” le recordó a Pick and Roll la entrenadora de 94 años, que con una memoria prodigiosa aún mantiene vivos los recuerdos de su paso por la Selección Argentina.

Ese podio en suelo cuyano la depositó en la Selección, y si bien para el común del ambiente capitalino era una total extraña, lo hecho a nivel clubes en Mendoza y con el combinado vino tinto en el más argentino de los campeonatos, sirvió para acallar los murmullos.

En Río de Janeiro 1965, Argentina terminó cuarta detrás de Brasil, Paraguay y Perú, en una preparación donde no faltaron los malos momentos y el casi nulo apoyo económico, al punto tal de que el equipo llegó a ir a un programa de TV a pedir donaciones.

Lo que prácticamente nadie supo fue que la delegación viajó al evento subcontinental con un integrante más, ya que Hilda dirigió embarazada de quien luego sería Alejandro Rubén, uno de sus hijos.

En aquellos tiempos no se hablaba de procesos ni de continuidades, por lo que no resultó extraño que ni a Rhodius ni a Santillán (luego vinculada al tenis) le permitieran seguir a cargo del primer equipo. En realidad, ni a ellas ni a nadie.

Recién tres años más tarde las selecciones femeninas darían ese salto, cuando en el Sudamericano de 1968 el mendocino Pedro Batiz dirigiría su primer torneo. Batiz ostenta el récord de ser el coach que más permaneció en su cargo, con 21 años ininterrumpidos.

Un lindo detalle es que en 1963 Don Pedro se recibió de DT nacional, en la primera camada egresada de la Escuela Técnica de la Federación de Básquetbol de Mendoza bajo la disposición y fiscalización de la CABB. En total fueron nueve los diplomados ese año, entre los que estaban Hilda Santillán y otras dos mujeres: Norma Parra y Elba Salinas.

Emanuel Niel
En Twitter @ManuNiel
En Instagram @EmanuNiel

http://www.pickandroll.com.ar/noticias/00054987/las-dos-mujeres-que-dirigieron-a-la-seleccion-mayor-femenina/