La última vez que Mendoza fue finalista de un Argentino de básquet

0
1206
La Selección de Mendoza que fue subcampeón de aquel recordado torneo en San Luis (FOTO: GENTILEZA LUCIO ORTIZ)

SELECCIÓN MENDOZA. El Argentino de basquetbol de 1992 en San Luis, marcó la diferencia del poder político y económico de un equipo y el «combinado del esfuerzo» que representó a Mendoza, con jugadores genuinos. La historia.        Por Lucio Ortiz – El Sol

Siempre fue así, salvo raras excepciones, el básquetbol de Mendoza nutrió a sus selecciones mayores masculinas de jugadores amateurs en casi la totalidad de los planteles. Hubo años en que se pudo reclutar a jugadores que estaban en otras provincias jugando Liga Nacional y viviendo como profesionales. Como sucedió en algunos momentos en los años ’70 y ’80 con Jorge Becerra, Vicente Pellegrino, después con Mauricio Pedemonte, Ricardo Segal, Pablo Rizzo, Juan Pablo Sanchez, Matías Estalles, Héctor Minzer y más acá en el tiempo con Agustín Paparini, Federico Aguerre, Matías Sandes, Lucas Reyes y algunos más, no muchos. Los jugadores aceptaban las convocatorias si sus clubes les daban permiso en las pretemporadas y varios pedían un premio especial a la Federación de Mendoza por jugar el Argentino. Eran arreglos personales con la dirigencia de turno.

La convocatoria de Walter Vargas y Omar Semeraro

En 1992 se designó a Walter Vargas como director técnico y a Omar Semeraro como su asistente. Ellos debían resaltar la motivación para vestir la camiseta Borravino. Debieron pasar varias convocatorias, charlas, renuncias y convencimientos para conformar un plantel de 12 jugadores. El objetivo era el 58° Campeonato Argentino de básquetbol en San Luis del 22 al 29 de agosto de 1992 y previamente se jugó en Córdoba la 28° edición del Argentino juvenil donde Mendoza concurrió con un equipo armado por Carlos Moreno, y terminó en el quinto lugar.

Sergio Peralta, el dirigente Ibañez, David Ibañez, Carlos Abrego y el «Cachorro» Martinez (FOTO: GENTILEZA LUCIO ORTIZ)

En la revista El Doble, editada en Mendoza, se lo llamó “el combinado del esfuerzo” precisamente por los jugadores que renunciaron a integrar el seleccionado. Ya en esas épocas en pleno auge de la Liga nacional, se sabe que los grandes valores preferían tomarse descanso en días del Argentino y no concurrían para defender los colores de sus lugares de origen. El combinado mendocino quedó integrado por Gustavo Zulliger (Regatas), Duilio Petrizán (Israelita Macabi), Mario Tejada y Luis March (Atenas), David Ibañez y Carlos Abrego (General San Martín), Diego Sanchez (YPF), Roberto Pacini (Social Las Heras) y Sergio Peralta (Andes Talleres) y se agregaron los juveniles que llegaban del otro nacional: Héctor Paulo Minzer (Macabi) goleador del torneo, Diego Ranaldi (Unión Juvenil Luján) y Eduardo Martínez (General San Martín).

Además el Argentino juvenil le dio la posibilidad de mostrarse a Paul Minzer y fue contratado por el poderoso GEPU, de San Luis. Este equipo puntano había sido campeón en 1991, perdió la final frente a Atenas de Córdoba en 1992 y encararía la nueva temporada para ganar el título por segunda vez en 1993.

San Luis reforzado por diez foráneos

Por eso con Orlando Ferrato y Antonio Manno en la dirección técnica, el gran apoyo del gobierno de San Luis se armó el seleccionado para ganar el torneo Argentino. De los 12 jugadores del plantel, sólo 2 eran nacidos en San Luis e incluyó a dos nacionalizados como Edgard Merchant y Elnes Bolling y a jugadores como Gustavo Fernández de excelente nivel y base titular de GEPU. La figura del experimentado santiagueño Miguel Cortijo fue lo más destacado en cuanto a “nombres” famosos de un campeonato que según la revista Sólo Básquet titulaba “Así no va más”. Porque publicó “a pocos jugadores les interesa jugar este torneo con fechas muy próximas al inicio de la Liga Nacional, sin interés deportivo, con escasa trascendencia. Se hacía referencia al “gasto enorme de hospedaje y habría que provocar un cambio para adaptarlo y actualizarlo a estos tiempos”. Lo cierto es que Mendoza concurrió con los jugadores que pudieron y quisieron jugar en tanto el combinado de San Luis no estaba dispuesto a dejar pasar la localía y el poderío.

Debut y triunfo

Por la zona A Mendoza debutó con un triunfo en el estadio Ave Fénix de la capital sanluiseña por 114 a 93 frente a Buenos Aires, con 32 puntos del juvenil Minzer. En la segunda fecha San Luis le ganó a los mendocinos 115 a 87 con la dupla extranjera imparable: Merchant (28) y Bolling (25). Continuó con un triunfo de la Borravino frente a Entre Ríos por 74 a 71 (19 de Mario Tejada), en la cuarta fecha la victoria fue ante La Rioja 86 a 75 (23 de Minzer) para terminar la fase clasificatoria con un derrota frente a Tucumán por 105 a 86 con tareas brillantes de Lauro Mercado y Marcelo Vildoza en los tucumanos.

San Luis quedó puntero e invicto en la zona A, en 5 partidos y luego estaban Mendoza y Buenos Aires con 3 ganados y 2 perdidos y se definió por el partido jugado entre sí. En la zona B Córdoba fue primero y Santiago del Estero segundo. En tiempo de semifinales, en el estadio José María Gatica, de Villa Mercedes el equipo local superó a Santiago del Estero 84 a 79 mientras Mendoza, en uno de sus mejores partidos, vencía a Córdoba 84 a 65. Gustavo Zulliger y Mario Tejada aportaban 21 puntos.

Momento de la final

Mendoza llegaba a una final del Argentino por cuarta vez en su historia. En 1953, en Río Negro, cayó en la final frente a Capital Federal 47 a 35 y en 1957, en Bahía Blanca, la provincia de Buenos Aires lo venció 47 a 36. Hasta que en 1959 en Neuquén superó a Córdoba 73 a 64 y fue campeón. El 29 de agosto de 1992 se presentaba una nueva ocasión para el combinado mendocino en el estadio Ave Fénix con 3.000 personas alentando al equipo de San Luis. Debieron pasar 33 años para que Mendoza estuviera en una final de un Argentino. Fue derrota 107 a 96 aunque los campeones morales fueron los mendocinos.

El título de El Doble, con respecto al gran torneo de la Selección de Mendoza (FOTO: GENTILEZA LUCIO ORTIZ)

El lunes 31 de agosto en El Doble aparecía mi comentario que decía “¿Ustedes muchachos se pusieron a pensar lo que lograron?…ustedes que comenzaron a entrenar con Walter Vargas no le tuvieron miedo a lo que venía, ustedes que confiaron plenamente en sus condiciones no tuvieron dudas en aceptar el desafío, ahora deben estar disfrutando del subcampeonato. Ustedes que iban a luchar por un puesto más o a pelear por el descenso, terminaron recibiendo elogios unánimes del país. Y después de perder 107 a 96 ante el poderoso San Luis llegó la explosión de todos los mendocinos. Ustedes muchachos, abrazados, llorando, festejando, fueron los más felices al recibir el premio por el segundo lugar. Porque Mendoza fue auténtica, fue envasada en origen, con los productos de la región, con un equipo de mendocinos. Porque fue el equipo representativo de una provincia y no fue un mosaico de jugadores de otros lados y hasta con dos norteamericanos nacionalizados”.

Los datos de la final que salió en la prestigiosa Solo Basquet

Y el periodista Marcelo Nogueira escribía en Sólo Basquet: “Los cordobeses cerraron su campaña invictos en la fase clasificatoria y aparecían como los rivales más comprometidos para San Luis, pero no fue así. Chocaron en semifinales con Mendoza, un seleccionado integrado por muchos jóvenes, varios talentosos y unidos por las ganas de conseguir algo importante para su provincia. Pese a la ausencia de Mauricio Pedemonte, Rodolfo Zagaglia, Ricardo Segal y Gustavo Montenegro, los más conocidos y con experiencia, el entrenador Walter Vargas inculcó una línea de juego-según sus posibilidades- que le dio buenas satisfacciones: rebotear como se pueda, correr, tirar y atención defensiva. Con voluntad y hasta que les alcanzó, suplieron la falta de talla para pelear el juego aéreo y luchar en la zona pintada. En tanto en la ofensiva la efectividad de Mario Tejada con su tiro de 4 o 5 metros, la mano caliente de Paul Minzer y el apoyo del resto, les bastó para tapar otros defectos. Se deglutieron a los cordobeses en el segundo tiempo y se metieron en la final, un mérito que esta provincia no conseguía desde 1959”.

FICHA TÉCNICA DE LA FINAL

Esa fue la última vez que un seleccionado masculino de mayores disputó una final de un Campeonato Argentino, el humilde “combinado del esfuerzo” llegó a la final. Volvieron a Mendoza y continuaron estudiando y trabajando menos Paul Minzer, que lo aguardaba GEPU, para consagrarse campeón de la Liga Nacional 1992-1993 y luego su extensa campaña como jugador profesional de básquetbol.

GEPU de San Luis fue el campeón de la Liga Nacional 1992-93 con el mendocino Héctor Paul Minzer (abajo con la camiseta Nº 6)

LA CAMPAÑA DE MENDOZA EN EL ARGENTINO DE SAN LUIS 1992

PRIMERA FECHA

SEGUNDA FECHA

TERCERA FECHA

CUARTA FECHA

QUINTA FECHA

SEMIFINALES

FINAL