¿Qué hay que esperar del básquet post pandemia?

0
764
¿Sin público? Una de las alternativas a la hora de la vuelta del básquet

CORONAVIRUS. Tras dos meses de Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio, y más de cinco meses sin actividad, el mundo del básquet se pregunta cuándo volverá a picar la naranja. Sin embargo, hay factores a tener en cuenta, tal es el caso del estado físico de los involucrados. Hablamos con Gastón Guevara, Nahuel Flores, profe de Anzorena y Rodrigo Oliver, quien fue la palabra de los jueces.

Si bien hoy es menester cuidarse, evitar salir y contener a una pandemia que no parece dar tregua, todos extrañamos el básquet, la cancha, y el día a día de los torneos de Mendoza. Torneos que en algún momento van a volver en un mundo que ya no será el mismo, y con muchísimos meses de inactividad.

Por este motivo, hay que pensar en un aspecto importantísimo del juego, que es el estado físico. El ritmo de entrenamiento de los jugadores se perdió en estos meses de cuarentena, y por más o menos cuidados que pueda tener un profesional, el rendimiento nunca será el mismo.

La naranja, la que todos extrañan. Archivo

«Todos vamos a necesitar un tiempo para volver a estar en condiciones», aclara Gastón Guevara. «De a poco todo se va a ir flexibilizando y seguramente empezaremos a entrenar, cuidándonos y tomando las medidas de higiene necesarias», piensa el Negro.

Gastón Guevara habló de cómo imagina la vuelta. Archivo SALTO INICIAL

«Llevamos dos meses sin poder entrenar en una cancha, sin ritmo de juego y sin tirar al aro. Más allá de que cada uno pueda entrenar en su casa, necesitamos ritmo de juego, que eso lo adquirís entrenando con diez, doce jugadores en una cancha», explicó el escolta. Aunque avisa: «Todos vamos a estar en las mismas condiciones cuando el torneo arranque. Soy optimista con que vamos a volver en poco tiempo, por lo menos a entrenar. Vamos bien y espero que tengamos la posibilidad de estar en una cancha en poco tiempo».

Nahuel Flores, quien hasta el año pasado fue preparador físico de Anzorena, vaticina un futuro poco alentador: «Creo que la que venga después del coronavirus, puede ser la temporada más fea para ir a ver. Ojalá me equivoque». Ante este augurio, agregó: «Por más tiempo que den de pretemporada, parar tanto tiempo a los equipos los mata. Hay un timing que tienen los jugadores que se pierde y cuesta recuperar. Los equipos irán a destiempo, serán más lentos».

Además, a la hora de plantear una vuelta al parquet, el ex jugador de General San Martín comentó: «Lo primero que hay que hacer es proteger a los jugadores. No se puede largar muy rápido el torneo, porque empezar con dos partidos por semana con entrenamientos en el medio, para un jugador que paró tanto tiempo el riesgo de lesión será altísimo. Normalmente, un jugador para 30 días, en Anzorena paran sólo 17, 20 días». Y más allá del tema físico, el tiempo también es para los técnicos: «Practicamente tienen que armar el equipo de nuevo», finalizó.

Quienes también se deberán preparar para la vuelta son los jueces. El desgaste físico de un árbitro en un partido también es notorio, y por eso hablamos con Rodrigo Oliver, actualmente de los más relevantes en la provincia. «Es difícil mantenerse en estado encerrado, no hay motivación para realizar ejercicio y no todos cuentan con herramientas o conocimientos para buscar alternativas», comenzó Rodrigo.

Rodrigo Oliver piensa que cuidarse en la alimentación en este aislamiento es fundamental. Foto: Andrés Arequipa

Hablando de su caso, Oliver contó: «A mi me ayudo pasar tiempo con mi hijo. Tiene mucha energía y hay que canalizarla de algún modo. Así que estamos activos todos los días. Además, hay que hacer mucha elongación y ejercicios básicos durante todo el día». Sobre la mentalidad del juez de básquet en este momento, aclaró: «Desde el árbitro de Superliga hasta los más peques tienen que saber que esto es un trabajo, y tenés que prepararte tanto física como mentalmente para estar disponible apenas sea, en dos días o en dos meses».

Otro aspecto a tener en cuenta para él fue la alimentación: «Lo principal es comer frutas y verduras para mantenerse con el sistema inmunológico fuerte. Yo por suerte me mantuve y bajé tres kilos. Hay que aprovechar todas las salidas para realizar una caminata enérgica y tomar mucha agua. Hay algunos privilegiados que comen de todo y no engordan, otros que con un mes de entrenamiento vuelven a su estado atlético pero para el que no, la solución es lo que dije primero».