Se escribe con tinta de oro: MENDOZA CAMPEÓN ARGENTINO DE 1959

0
1057
Mendoza campeón argentino en Neuquén en 1959. Un hecho único e irrepetible hasta el momento. El recordado y querido Daniel Egarrat (primero de abajo) fue el único periodista presente en Neuquén. (FOTO: GENTILEZA MANOLO GARCES)

SELECCIÓN MENDOZA. En Neuquén, Mendoza logró su único título Argentino de Selecciones Mayores. Fue en 1959 y era el resultado de una época de gran esplendor. Diario Los Andes fue el único medio mendocino que estuvo presente. La pluma del periodista Daniel Egarrat, también cortó las redes.

Mendoza fue un legítimo campeón. Un equipo sólido, vistoso, efectivo y muy solidario en su juego. Con estas claves, estos 12 jugadores mendocinos llevaron a la provincia a tocar el cielo con las manos y ubicar el básquetbol mendocino en lo más alto a nivel Nacional. Así rezaban las páginas de los diarios de aquella época cuando Mendoza obtuvo por primera y única vez en su historial el Campeonato Argentino de Básquetbol. La gran final fue un 28 de Febrero contra Córdoba con triunfo por 73-64. Diario Los Andes fue un jugador más de ese elenco Borravino. Es que Daniel Egarrat, periodista del medio que hoy brilla desde el cielo, fue el único reportero mendocino presente en la provincia de Neuquén. Su pluma también cortó las redes.

Mendoza y un histórico título en Neuquén. El año 1959 quedó grabado a fuego en la historia del basquetbol de Mendoza  (FOTO: GENTILEZA MANOLO GARCES)

VIAJE RUMBO A NEUQUÉN

La delegación de Mendoza partió rumbo al sur del país el martes 17 de Febrero, desde la sede de la Federación de Basquetbol de Mendoza, en 9 de Julio 1539 de Ciudad. El plantel de basquetbolistas fue presidido por Claro Molina (A.D.Anzorena), a quien acompañaron José Anzorena (Delegado), y los árbitros, Jorge Belinaux y Héctor Bressano. Como invitado especial del presidente de la Federación, Aníbal Astesiano, completó la delegación el árbitro José Muscará. El dirigente Claro Molina antes de viajar dijo:» El equipo base puede rendir muy bien (Gonzalez, Alvarez, Cacciamani, Ferro, Linares, Armendariz). Además de la calidad individual, la preparación ha sido eficiente. Lamento las deserciones forzosas que hubo, pero los reemplazantes de los calificados basquetbolistas ausentes, pueden hacerlo con gran eficacia. Poseen juventud, entusiasmo y aptitudes en plena superación, lo que hace fundar esperanzas ciertas. Con respecto a Mariano Gonzalez (DT), confío en su experiencia para posibilitar en Neuquén una campaña digna del prestigio del basquetbol mendocino. Además tenemos la certeza de que los jugadores brindarán de sí lo mejor, como ocurrió antes en Río Negro (1953, derrota ante Capital Federal por 47 a 35) y Bahía Blanca (1957, derrota ante Buenos Aires por 47 a 36), donde se clasificó al representativo de la Federación de Mendoza subcampeón argentino, con inminente posibilidad de ser campeón. Esperamos concretar esta última satisfacción para los deportistas locales«.

En la última práctica, el Seleccionado «A» le ganó a Barrio Cano por 65 a 39. Mendoza formó con Gonzalez, Alvarez, Cacciamani, Ferro, Linares, Armendariz, Muñoz, Pedemonte y Segura. En el segundo partido, el Seleccionado «B» venció a Regatas por 83 a 34. Para Mendoza jugaron Muñoz, Pedemonte, Segura, Vazquez, Coria, Escalante, Armendariz.

El torneo no arrancó el día que estaba previsto por las intensas lluvias en Neuquén. La delegación de Mendoza tardó cuatro días en llegar (FOTO: GENTILEZA MANOLO GARCES)
EL TORNEO

El Argentino iba arrancar el 20 de Febrero, pero comenzó un día después por las intensas lluvias, dificultando mucho el arribo de las delegaciones a Neuquén. La delegación de Chaco tardó 108 horas en llegar, mientras que el ómnibus en que viajaba la delegación de Mendoza, quedó empantanado y el viaje duró más de cuatro días. El desarrollo de la XXVI edición, se disputó entre el 21 y el 28 de febrero de 1959 y se jugó en cinco ciudades: Cinco Saltos, Allen y Cipolletti (en Río Negro); Plaza Huincul y Neuquén. Participaron 16 selecciones, las cuales terminaron clasificadas de la siguiente manera: Mendoza, Córdoba, Capital Federal, Chaco (fue el único vencedor de Mendoza en la etapa clasificatoria), Santa Fe, Provincia de Buenos Aires, Santiago del Estero y Catamarca. Por la rueda descenso: Tucumán, Neuquén, La Rioja, Misiones, San Luis, Salta, Río Negro y La Pampa.

Los hombres que estuvieron en Neuquén en 1959, para darle a Mendoza el único título argentino (FOTO: GENTILEZA MANOLO GARCES)

Mendoza debutó con victoria por 50 a 34 (primer tiempo 29 a 17) ante Río Negro, en Cinco Saltos. Los goleadores mendocinos fueron: Gonzalez (2), Alvarez, Linares (4), Ferro (25), Cacciamani (15), Armendariz (4), Muñoz. Después de esa victoria, Mendoza le ganó a La Rioja por 69 a 65 y cayó ante Chaco por 60 a 57. A la Rueda de Ganadores, para disputar el título pasaron: Córdoba (Zona A), Santa Fe (Zona B), Chaco (Zona C) y Buenos Aires (Zona D) junto a Capital Federal, Santiago del Estero, Mendoza y Catamarca que se clasificaron segundos en sus respectivas zonas.

Parte de la delegación mendocina que quedó en la historia de nuestro deporte (FOTO: GENTILEZA MANOLO GARCES)
En la Ronda Final, Mendoza venció a Buenos Aires por 71 a 57 y se tomó revancha ante Chaco al vencerlo por 51 a 45, clasificando a Semifinales junto a Capital Federal, Córdoba y Chaco. En Semifinales, Mendoza derrotó a Capital Federal por 51 a 45, para ganarle la final a Córdoba un 28 de Febrero por 73 a 64 (primer tiempo 39 a 31).

DETALLES DE AQUELLA FINAL
Ese partido final entre Mendoza y Córdoba tuvo un desarrollo intenso, seguramente por la marcación hombre a hombre que imperó en casi todo su desarrollo, con alternados predominios de un equipo y otro, que entusiasmó a los más de 6000 espectadores presentes en el Club Independiente.
En los primeros minutos, impresionó mejor Córdoba, por ser más rápido y seguro en su accionar. La ventaja más holgada que sacó fue de seis puntos. Poco a poco Mendoza fue exhibiendo mayor confianza y certeza en la distribución del juego, en la conquista del rebote en ambos tableros, especialmente en defensa en donde surgieron veloces contragolpes que se tradujeron en dobles o faltas, que le permitieron al equipo cuyano emparejar el marcador. Sobre el minuto doce, a raíz de una confusa situación originada por el choque de dos jugadores, el árbitro capitalino Satellé expulsó a Marcelo Farías de Córdoba, por entender que este había golpeado intencionalmente a un adversario. Ahí el partido sufrió un vuelco, ya que los de la Docta se vieron privados de uno de los mejores hombres. Mendoza, con mejor control del balón, fue superando poco a poco a su rival para llegar al término del primer tiempo con ocho puntos de ventaja.
Las firmas que quedaron impresas para la historia de Mendoza (FOTO: GENTILEZA MANOLO GARCES)
En el complemento, Córdoba salió con una marcación en zona, pero esta variante defensiva no tuvo eficiacia, ya que Mendoza siguió jugando con gran velocidad y quebró varias veces esa defensa. En el minuto diez, Alberto Alvarez llegó a la quinta falta personal y Mendoza se quedó sin un jugador importante. Dos minutos después, el DT de Córdoba pidió minuto y su equipo volvió a marcar personal. Prácticamente a continuación también salió por faltas Andrés Ferro y vino la reacción de Córdoba que se puso a cuatro puntos. Pero dos oportunos dobles del «Chiquito» Hugo Muñoz, reemplazante de Ferro, pusieron a Mendoza con una ventaja de ocho puntos. Mendoza continuó jugando sin perder la línea, logrando algunos dobles en los últimos segundos de cada ataque, que le permitieron imponerse con comodidad.
POSICIONES FINALES
1) Mendoza; 2) Córdoba; 3) Capital Federal; 4) Chaco; 5) Santa Fe; 6) Buenos Aires; 7) Santiago del Estero; 8) Catamerca; 9) Tucumán; 10) La Rioja; 11) Neuquén; 12) Misiones; 13) San Luis; 14) Salta; 15) Río Negro; 16) La Pampa.
GOLEADORES
Orlando Peralta (Santa Fe) 150 puntos; Ricardo Alix (Capital Federal) 125 (fue elegido el mejor jugador del Argentino); Oscar Parra (Salta) 111; Andrés Ferro (Mendoza) 103; Luis Carreras (Santiago) 93; Manuel Videla (Misiones) 91; Wilfredo Simone (Chaco) 85
Sin ella nadie es campeón. Mendoza fue el mejor en Neuquén (FOTO: GENTILEZA MANOLO GARCES)

PLANTEL MENDOCINO DE «ORO»

El único plantel mendocino campeón argentino, entrenó en el Barrio Cano y tuvo como director técnico a Mariano “Gordo” González, con Fernando Anfuso como asistente. El plantel: Cecilio “Toro” González, Orlando Vázquez (Arizu); Héctor Muñoz (Anzorena); Arturo Cacciamani, José Linares, Aldo Escalante (YPF); Nelson “Pipio” Pedemonte (Atenas); Luis Felipe Armendáriz, Juan Coria (Andes Talleres); Andrés Ferro (Leonardo Murialdo); Alberto Alvarez (Universitarios); Carlos Segura (San José).

Sin dudas, este título no fue casualidad. Era una época de oro del básquetbol mendocino. La Borravino competía de igual a igual con las históricas potencias de nuestro país como Provincia de Buenos Aires, Santa FE, Córdoba y Santiago del Estero. Entre las dos asociaciones que nucleaban el básquet de Mendoza, Benjamín Matienzo y Manuel Belgrano, habían más de 30 equipos en Mendoza. Figuras sobraban en cada encuentro. Todos los partidos se jugaban a estadios repletos. Y tras el campeonato de 1959, no sorprendió la convocatoria a la preselección Nacional de cinco jugadores mendocinos: Alvarez, González, Cacciamani, Ferro y Armendáriz. Argentina se preparaba para los Panamericanos de Chicago.

Al sonar la chicharra el festejo de Mendoza (FOTO: GENTILEZA MANOLO GARCES)

Según la observación especializada del recordado Daniel Egarrat, la Selección Mendocina era un equipo fuerte en todo sentido. El plantel campeón tuvo como motor a Cacciamani, quien estuvo inspirado todo el certamen. Jugó e hizo jugar a todos sus compañeros. Por momentos, fue imparable y transmitió al equipo su energía y personalidad. Otro de los jugadores que se destacó fue Alberto Ferro, quien cumplió con creces su cuota goleadora, al marcar dobles decisivos. Imposible no mencionar a Armendáriz, un crack adentro y afuera de la cancha, quien se brindó siempre por completo por sus compañeros de Selección.

Los jugadores campeones que fueron invitados al Sudamericano, previo a los Panamericanos de EEUU (FOTO: GENTILEZA MANOLO GARCES)

PALABRA DE CAMPEÓN 

El “Rey Arturo” Cacciamani, recuerda junto a Más Deportes, ese regreso triunfal a Mendoza desde Neuquén con el único Argentino de Selecciones logrado por Mendoza. Al respecto, señala: “Aquel título se logró con mucha humildad y sacrificio. Mientras Capital Federal se hospedó en un hotel de primera línea, nosotros y las otras selecciones lo hicimos en una escuela Hogar. Dormíamos en las mismas aulas, adoptadas con cuchetas para dormir y casi todo se compartía. No nos quejábamos, porque disfrutábamos de esa camaradería con los demás planteles. Cuando salíamos a caminar por la plaza principal, recibíamos el cariño de la gente. Firmábamos autógrafos y nos colmaban de atenciones. A la noche, después de los partidos, nos reuníamos en fogones con número folklóricos y hasta se elegía la reina del campeonato. Cada delegación estaba obligada a realizar un show artístico. Era fantástico”.

Además, el ex jugador de YPF, Atenas y Macabi, recordó el viaje de ida y vuelta: “Viajamos en un antiguo ómnibus de Turismo La Cumbre, unidades que en esa época no tenían las comodidades actuales. Los asientos eran de madera, no eran reclinables y teníamos que estirar nuestras largas piernas hacia el pasillo. Estábamos incómodos pero felices, mucho más el regreso porque traíamos el título de campeón. Cuando volvíamos, el micro se rompió en la ruta y nos comimos un asado en pleno campo, bajo la luz de la luna. El arribo fue maravilloso, nunca viví nada igual, porque la gente nos esperaba en la plaza de Luján y nos acompañó en caravana hasta el centro por la ruta vieja. Veníamos cantando y saltando de alegría”.

(FOTO: GENTILEZA MANOLO GARCES)

Cacciamani cerró diciendo: «Todos fueron grandes compañeros, adversarios muy nobles y leales cuando nos enfrentábamos en los torneos locales, porque todos defendíamos con pasión y con entrega nuestras camisetas. Me siento muy feliz de poder compartir con todos ellos tan emotivo acontecimiento, igualmente agradezco a los dirigentes de la Federación que siempre nos han reconocido y que en el Argentino que se hizo en Mendoza (2008) nos invitaron a diversos actos y nos hicieron sentir importantes. Sin olvidar a los queridos compañeros que hoy no están, cuya memoria llevamos en el corazón«.

Mas allá del título hay que destacar que al día siguiente (3/3/59) de los festejos por el título, en Mendoza comenzaba el «Provincial de Basquet» con seleccionados de las asociaciones Benjamín Matienzo, Manuel Belgrano, la Rivadaviense, Palmirense, y Sanrafaelina (ausente con aviso el Valle de Uco), lo que nos da la pauta de como se vivía el basquetbol en esa época.

(FOTO: GENTILEZA MANOLO GARCES)

MÁS PROTAGONISTAS DEL CAMPEÓN (DIARIO UNO – 28 DE FEBRERO DE 2009)

Luis Armendariz: «Para mí fue una experiencia muy linda, una alegría muy grande. En aquella época se viajaba sin asientos reclinables en los micros, éramos toda gente grande, por lo que íbamos muy incómodos, de costado. Pero lo pasamos muy bien. El viaje fue muy largo, pero como había se había hecho un grupo muy lindo se disfrutó. Yo tenía 19 años y era mi segundo seleccionado de mayores. Era joven pero tenía mucho vigor y temperamento. He tenido una buena vida, tuve mucha suerte con el basquetbol, el deporte que más me gusta y que jugué hasta los 42. Me parece ayer que fuera el 59, lo tengo muy presente. Como recuerdo tengo la pelota de la final, firmada por jugadores y dirigentes»

Nelson Pedemonte:» Fue una experiencia muy agradable e inolvidable. Tenía 19 años y era mi primer argentino. No sólo por haber salido campeones, porque todavía puede haber más mendocinos que lo logren, sino por lo que implicó. El campeonato fue increíble, la llegada fue única, fuimos desde General Alvear hasta Las Heras con gente acompañándonos. En Neuquén dormíamos en una escuela y como anécdota puedo contar que tras ser campeones, Luis Armendariz desprendió la campana de la escuela, se subió al techo del micro y dimos la vuelta a la plaza de Neuquén tocándola. Eran otros tiempos, para cruzar Río Colorado tuvimos que subir el micro a una balsa y rogar no caernos».

(FOTO: GENTILEZA MANOLO GARCES)

Juan Coria: «Lo que más destaco es la unidad de todos los componentes, por que si bien eramos rivales por clubes, nos llevábamos muy bien. Debía de haber tenido un tobillo quebrado y el técnico confió en mí. Fue lo más hermoso que viví a nivel deportivo y sin un buen grupo, no se hace nada. Recuerdo que a la vuelta, nos eperaban en un puesto de Alvear para comer un chivo»

Este trabajo fue hecho por toda la gente de Salto Inicial y dedicado con mucho cariño al recordado y querido Daniel Egarrat.

AGRADECIMIENTOS: MANOLO GARCES – ARCHIVO DIARIO LOS ANDES