Negro, gracias por venir

0
1161
Andrés Arequipa / Salto Inicial.
Amigos y familiares de Cristian Llanos, posan para la foto que brilló hasta el cielo.
 
Y sí Cristian, ¿cómo ibas a faltar a la cita ?. Era una invitación impostergable. Los Llanos volvieron a picar una pelota. Desde el cielo, el Cabezón, lloró de felicidad. 

El contexto fue donde pasaste gran parte de tu vida, un rectángulo de juego, la bola naranja, equipos donde supiste cosechar amigos, y rivales que a pesar de raspar y raspar siempre te recuerdan de la mejor manera.
Círculo central y bola en acción.Tu hermano tiene el primer contacto con la naranja, juega para Pelusa Aguilera, que con el pañuelo en la cabeza que vos le regalaste, busca un compañero desmarcado. Antes del pase dice: «Para mí Cristian Llanos fue un guerrero. Un tipo que nos enseñó a luchar a todos. En mi caso, yo era un obeso de 200 kilos y con sus fuerzas, con sus garras y con su estilo hizo que yo entendiera que debía bajar de peso. Era una lucha contra la obesidad que debía ganar. Incluso sigo peleando, porque tengo 50 kilos menos». «Arranqué jugando en Sayanca, con él y su hermano; Rubén. Eramos muy chicos y jugué terminé con ellos practicando básquet en cancha de San José. Para mí fue un honor y es una gran satisfacción haber compartido minutos de esa garra, de esa pasión y de esa entereza que tenía Cristian en la vida» explicó Pato.
«Cristian nos dejó eso: que hay que luchar, que hay que ponerle mucho huevo a la vida. Sin dudas, fue el último guerrero» cerró.
DSC 7492
Aparece la camiseta azul, con vivos blancos, rojos y amarillos que representa el club General San Martín, para la mayoría Pacífico.
Pidiendo juego y palabra toma protagonismo, un compinche tuyo; dentro y fuera de la cancha, Germán Sánchez.
 «Anécdotas con el Negro tengo muchas. Una de las que más me gusta y recuerdo fue cuando llegó al club General San Martín, por allá por el ’98 teníamos muy competitivo (Rubén Llanos, Pablo Moyano, Choco Arce, Pety Sotomayor, Ariel Arriagada entre otros). Viene el Negro y me dice: mirá Gárgola el Rubén y el Pablo meten todas. Si nosotros tenemos que jugar, debemos meter un poquito. Por eso, debemos entrenar más nosotros. Dicho y hecho, ese campeonato nos juntábamos una hora y media antes del partido a entrenar. Siempre quería continuar con los entrenamientos. No tenía límites. Por eso, llegó tan lejos (seleccionado juvenil argentino). 
El rival de turno es Naranja y representa el Este provincial. Dentro del cinco inicial, Dante Concatti. 
» Tuve muchas experiencias con el Negro dentro y fuera de la cancha, comenzó diciendo el ex Rivadavia.
«Mi recuerdo va ser de un tipo luchador, guerrero.Mis saludos a toda la familia y a los organizadores de este cuadrangular en su memoria» concluyó.
DSC 7331
Llega el primer tiempo muerto solicitado por un histórico entrenador; Luis «Cacho» Moyano. Esta vez el gran Cacho no utiliza fibrón y tabla, sino que apela a las palabras.
«Fuí el primer entrenador de Cristian. La verdad es que estoy muy emocionado por este homenaje que se le va a realizar toda la gente del básquet»
Desde niño Cristian estuvo muy comprometido con el básquet, a pesar de su corta edad. Recuerdo que en el club Sayanca todo costaba el doble, para entrenar, para viajar y a pesar de eso, Cristian demostraba las ganas y el compromiso».
Sus hermanos y padres siempre colaboraron con el club. Su papá lo acompañó en su carrera dando signos de una familia muy unida e identificada con el básquet» prosiguió Cacho.Una de las cosas que más recuerdo es que Cristian no faltaba nunca a entrenar, y con una mentalidad ganadora siempre. Pero, a nosotros -Sayanca- nos costaba mucho, todo» continuó. «Muchos lo consideran un guerrero. Yo creo que fue uno de esos personajes, que todo equipo necesita (no le importaba cuándo se entrenaba, el estado de las canchas. «Si bien esta última etapa de su vida fue muy triste, van a quedar  hermosos recuerdos de su persona.Me parece excelente homenajearlo y recordarlo por siempre» finalizó.
DSC 7411
En el banco de suplente de enfrente, con una mirada cómplice, picarezca y mueca de sonrisa, sobresale la figura de Sergio Pedemonte. 
 «¿ Del Negro qué te puedo decir? se preguntó. Y se respondió: más allá de que era un crack, tenías esas salidas que se cagaba de risa de todo, que le ponía apodos a todos. Te enganchaba con cualquier defecto y te fusilaba. Tenía esa chispa para hacerte reír»
La acción continúa con un bombazo del zurdo Partucci. «Cristian fue un amigo que me llevó la vida. Se lo extraña mucho. El Negro era un animal, un luchador nato.
Cristian no tenía cabeza gacha en los momentos adversos o cuando le tocaba pelear en desventaja» describía el zurdo..
«Para él nada fue casualidad. Fue todo esfuerzo y dedicación constante. Vivió esta vida así, peleándola siempre y también disfrutándola porque sabía que se nos iba temprando, que se nos adelantaba» prosiguió.En el cierre expresó: «Cristian no fue sólo un jugador de básquet sino también un hermano que me dio la vida».
DSC 7482
El rival cruzó la mitad de cancha y Juan José Angellini le sale al cruce con una marca fuerte, como es su característica. «Cristian fue un ejemplo de vida. Con el Negro las hicimos todas. Durante 25 años fuimos y somos hermanos»
«La verdad que su partida genera mucho dolor y si bien intentamos ponerle una sonrisa para salir adelante, es muy difícil» continuó.
«Como el Negro, no va haber otro. Un fenómeno» concluyó.
Llega el aliento desde las tribunas y su primo; Alejandro Adaro pronuncia.»Cabezón fuiste mi primo, mi amigo, mi hermano. Me cuesta mucho hablar porque tantos recuerdos lindos con vos. Es un momento muy difícil para mí, mi familia, mis hijos; en especial, al Fede que te apreciaba tanto. Te voy a llevar en el corazón y te extrañamos» cerró el ex presidente de Atlético Argentino.Mientras la bola se sigue paseando de un campo a otro y los técnicos brindan instrucciones, en un costado del rectángulo de juego, Nico Reig de un lado hacia otro, controlando que todo esté en orden. Conversa con algunas personas y está muy atento a cualquier requerimiento.
Rubén realiza un doble con tablero. Festejo, abrazo y emoción junto con Germán y todo el resto de los protagonistas, sin distinción de camisetas. 
DSC 7387
Aplausos, aliento incesante y emoción hasta las lágrimas de toda la familia Llanos-Adaro. El resto de los presentes comparten el mismo sentimiento.
Rafael Mascaró es uno de los entrenadores de uno de los equipos del segundo encuentro y pronuncia: «Tuve la suerte de dirigir toda la carrera de inferiores. Para el puesto que tenía Cristian dentro de la cancha, era un jugador alto, muy fuerte. Con mentalidad de acero creyendo siempre en sí mismo. Cristian era un apasionado del básquet lo llevaba en la sangre. Estaba todo el día en el club» dice el Rafa. 
«Cristian siempre se comprometió a muerte con cada una de las camisetas que vistió a lo largo de su carrera deportiva. Nunca jugó con el freno de mano puesto, porque en cada juego salió a comerse la cancha.» continuó,
Yo siempre le decía: «nunca se alcanza la altura con un sólo vuelo, ni se llega a la cima con un sólo intento» pronunció el gran Rafa.
La camiseta de Andes Talleres que en algún momento vestiste, aparece con Gustavo Chingolo Martínez. «Al Negro lo voy a recordar como un gran gladiador como yo le decía. Un tipo que nunca bajó los brazos.Nosotros fuimos rivales y dentro de la cancha, nos raspamos mucho. Un día cuando ya los dos habíamos dejado la actividad, Cristian empezó a ir al gimnasio donde yo trabajaba y ahí nos conocimos más donde surgió una amistad.Creo que más allá de los resultados te dejo la amistad por sobre todas la cosas.»Estoy muy triste por la partida del Negro. Pero yo sé que está descansando tranquilo y estará su presencia en todas las canchas».
Sin dudas, un crack especial. Un ser noble, excepcional, espontáneo, dentro y afuera de la cancha. Cristian, nunca te olvidaremos, siempre estarás presente en los corazones de todos los amantes del deporte y del basquetbol de Mendoza. Hasta pronto CRACK. 
selección argentina

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre