Maipú tocó el cielo con las manos

0
742
Nicolás Ríos // Salto Inicial
El equipo posó para la foto del ascenso junto a Salto Inicial.

Histórico. En semifinales, la Muni de Maipú venció a UNCuyo por 69-65 en tiempo suplementario (59-59) y logró el ascenso al nivel II del básquetbol mendocino. Ahora, se viene la gran final con Las Heras. Aplausos.

 

Amante del básquetbol mendocino, anote estos nombres con tinta de oro. Leonardo Corvalán; Raúl Martínez; Flavio Lovecchio; Sebastián Carmona; Franco Medero; Gerardo Brioude; Juan Heredia; Agustín Maresca; Enzo Fattori; Juan Olmedo; Sergio Brioude; Ignacio Fresco y Sebastián Chaler. Obviamente, imposible olvidar a Wally Brioude, entrenador de Maipú, histórico luchador por el básquetbol de Maipú, quien estuvo acompañado por el profe Franco Díaz, otro que luchó y mucho por este objetivo gigante. 

Es que el equipo del Polideportivo Juan Domingo Ribosqui escribió su página de gloria. Logró el ascenso al próximo Apertura A2, tras derrotar a Universidad Nacional de Cuyo en la serie semifinal por 2-1. Lejos de soñar con jugar un TNA o Argentino de Clubes, para estos chicos, que se criaron, educaron y formaron en el Poli de calla Maza, es la como si fuera una medalla de oro en los Juegos Olímpicos.Tocaron el cielo con las manos.

WALLY BRIOUDE

 

Por esta razón, millones de lágrimas de emoción desbordaron tras la chicharra final del tiempo extra. Allá está saltando el Wally con sus jugadores. Enzo Fattori (un jugador de otra categoría) llora y no puede hablar. Aparece, Gerardo Brioude, hijo del histórico base de Andes Talleres y la Selección Mendocina durante años, mirando el cielo y dedicandole esta hazaña a su tío Roberto, quien lo ilumina en cada juego. Por cuestiones de la vida no pudo conocer a uno de los mejores basquetbolísticas que dio Mendoza, sin embargo, cada palabra que recibe de su tío es un elogio. Otra descripción no cabe.Y como si fuera un niño tirando agua está Raúl Martínez, quien volvió a jugar al club tras una larga inactividad y un paso fugaz por Murialdo. El «rifle» no perdió las mañas, y se le dan un metro tira un bomba de triple desde donde esté parado (así convirtió 4 en el partido final). Otro que anda por el piso es Sergio Brioude, hermano del Wally, y compañero de mil batallas. Tira agua. Abrazo a los más chicos. Abraza a su familia. No lo puede creer. Y el Colo Maresca está fusilado. Golpe por golpe con las torres de la U y saca fuerza para desatar esa euforía contenida. En el medio de los festejos aparece el histórico Negro Olmedo, ex jugador de San José y Atenas Sport Club y festeja con su hijo, Juan, uno de los pibes que más promete del semillero de Maipú y que salta y grita como un adolescente en una fiesta de egresados. 

DSC09917

 

Así está Maipú. Locura total. No es para menos, una verdadera familia que asimiló en años anteriores cada derrota como un proceso de aprendizaje. Por esta razón, para Sebastián Carmona o Flavio Lovecchio, es una especie de revancha. Ahora, «festejo y disfruto» yo parecen gritar a los cuatro vientos. Maipú ascendió muchachos. Ahora, quiere el campeonato.   

 

Una final con todas las letras…

 

En el tercer juego, el Rojo de calle Maza, pisó fuerte en el estadio de la Ciudad Universitaria y le ganó a la U en tiempo suplementario: 69-65, tras igualar en 59 durante los cuatro cuartos. Ahora, el equipo del enorme «Wally» quiere gritar campeón, pero enfrente estará la Municipaldiad de Las Heras. Será un duelo para alquilar balcones. Apasionante, como toda definición del ascenso mendocino.  

El juego fue palo a palo. Golpe por golpe. La defensa fue el caballito de batalla de ambos. Nadie se salía del libreto. Y empezó un poco mejor Maipú con la presencia de Enzo Fattori en la zona pintada. El pibe se movía muy bien y cortaba al aro con inteligencia. Pero, apareció la mano caliente de la U y con dos triples (Ruiz y Vásquez), se cerró un primer cuarto muy apretado. Sólo tres puntos de diferencia: 10-13, arriba la visita.

DSC09845

En el segundo capítulo la historia fue similar. Fattori siguió siendo el arma ofensiva más determinante del quinteto de Brioude. Pero, por el lado del equipo de «Pupu» Vaía, el «Indio» Gorianz sacaba pecho y con dos bombas de tres puntos, le pertmitía al Verde irse al descanso largo con 5 puntos a favor: 33-28.

 

En el tercer parcial el ritmo del juego cambió rotundamente. Se jugó a otra velocidad. Hubieron pasajes de otro nivel. Restanto dos minutos para el final, la U ganaba por cuatro puntos: 41-37. Parecía que la historia se podía empezar a liquidar. Pero, reaccionó Maipú. Minuto de Wally Brioude. Pizarra, fibrón, retos y reacción. En 120 segundos de juego, el Rojo metió un parcial de 13-1. Si leyó bien, racha favorable de 13-1 e ingresó al último cuarto con una diferencia de 8 puntos: 42-50.

 

DSC09849

 

Todo había cambiado. Parecía que Maipú tomaba el trámite del juego. Pero, llegó la levantada de la Universidad. Defensa personal fuerte y cada bola estacionada se jugó con inteligencia. Restaban 6′ para el final y el juego estaba nuevamente igualado: 54-54. Otra historia empezaba. La defensa fue nuevamente la mayor virtud de ambos. Restaban 37 segundos para el final y Raúl Martínez clavó una bomba de tres puntos desde 9 metros. Infernal. Tiempo muerto de Vaía. Repuso el dueño de casa y Martínez cometió su quinta falta. Simoncini clavó1-2 y la U seguía con vida. Falta sobre Lovecchio, pero el pivot Rojo falló los dos libres y cuando restaban 6 segundos, Javier Ruiz, hizo la heroica y con un lanzamiento acrobático desde la línea de lbres mando el juego a suplementario: 59-59.

 

El tiempo extra no fue apto para cardíacos. Porque fue intenso. Vibrante. La U llegaba mejor porque había igualdo un juego casi de milagro. En Maipú no estaban ni Martínez ni Maresca quienes habían llegado a la quinta falta. Sin embargo, salió a relucir esa garra que tiene que tener cada equipo para gritar campeón. Para lograr hazañas. Y aparecieron Gerardo Brioude, Lovecchio, Carmona, Corvalán (fundamental en cada rebote ofensivo y en el juego uno contra uno), Medero, Olmedo. Apareció el equipo en todo su esplendor. Apareció esa química colectiva para lograr grandes cosas. Apareció Maipú.

 

Felicitaciones y a disfrutar…

DSC09874

 

SÍNTESIS

UNIVERSIDAD NACIONAL DE CUYO (65): Javier Ruiz 12; Santiago Méndez 12; Juan Rodríguez 2; Federico Villaveiran 12; Manlio Simoncini 14 (FI); Luis Vázquez 5; Matías Villena 2; Emilio Gorianz 6. DT: Santiago Vaía.

MUNICIPALIDAD DE MAIPÚ (69): Raúl Martínez 19; Gerardo Brioude 10; Agustín Maresca 4; Enzo Fattori 16; Sergio Brioude 7 (FI); Leonardo Corvalán 3; Flavio Lovecchio 3; Sebastián Carmona 3; Franco Medero 4; Juan Olmedo 0. DT: Walter Brioude.

Árbitros: Sebastián Mellado, Luis Pérez y Sebastián García.

Parciales: 10-13; 33-28; 42-50 y 59-59.

5 faltas: Méndez, Martínez y Maresca.

Tiros libres: UNCuyo13/27 – M. Maipú 14/31.

Cancha: Universidad Nacional de Cuyo.

La Figura: Enzo Fattori (Municipalidad de Maipú).

 

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre