¡Minuto por favor! Conocé a GABRIEL «NEGRO» RIVERO

0
1131
Gabiel «Negro» Rivero, uno de los grandes bases que tiene Mendoza.(FOTO: ARCHIVO SALTO INICIAL)

MINUTO POR FAVOR. Salto Inicial te invita a conocer, la intimidad de otro protagonista del basquetbol de Mendoza. Momento de entrar en la vida de Gabriel «Negro» Rivero, uno de los tres mejores bases de la actualidad en Mendoza.

1 –  El mejor plantel que integraste

– Atenas Sport Club del 2015. Estaban «Lea» Conti, Mendyk, Joel Sierra, «Caniche» Estalles. Un equipazo.

2 – Un rival

– U.D.San José, pero también A.D.Anzorena. Son lindos esos partidos.

3 – El mejor defensor

– «Nano» Cangelosi es muy bueno, pero Agustín Blanco es el mejor lejos.

4 – Un extranjero

– Latraius Mosley, es un animal.

5 – Un entrenador

– Sergio Pedemonte, con su carácter está un nivel más arriba.

6 – Un árbitro

– Mario Aluz

7 – Un momento

– Los viajes en juveniles para jugar en el Argentino de Clubes. Cuando fuimos a Misiones, fue mi viaje preferido.

8 – Un sueño cumplido

– Jugar en Primera y salir campeón con el club en donde nací, fue lo mejor que me pasó. En su momento estar en la Selección de Mendoza, pero me queda uno por cumplir. Que espero que se de.

FOTO: GENTILEZA FEDERICO AMARILLA (FORMOSA)

9 – Música

Reggaeton, cumbia y cuarteto

10 – Ropa

– Deportiva

11 – Ideal de mujer

– Mi madre y mi hermana, que son mujeres luchadoras y valientes. Y mi novia Ana, hermosa mujer. Su mayor virtud es hacer mejores personas a las demás.

12 – Una virtud

– La humildad

13 – Un defecto

– El enojo, además de haber cedido demasiado.

14 – Una cábala

– La misma calza. Ya tiene muchas heridas, pero aún sirve.

15 – Un amigo

– A pesar de la distancia, siempre he tenido una gran amistad como Maximiliano Contreras. Somos amigos desde chicos.

Maxi Contreras (14) es uno de los grandes amigos que cosechó en su vida Gabriel Rivero.

16 – El golpe más duro

No poder jugar la Final Anual del año pasado, por mi lesión en la rodilla. Fue muy duro, porque si no me hubiese lesionado, íbamos directo al campeonato. Pero no se pudo y lo sufrí muchísimo.

17 – La mejor piña que te acomodaron

Esa no me acuerdo. Pero el «Palomo» Galarza no me ha podido agarrar ni con una soga.

18 – La derrota más dura

– Me acuerdo de una patente. Fue ante Bahiense del Norte. Nos metieron un triple y nos cortó la ilusión de avanzar en el Federal.

19 – La victoria más festejada

– Contra San José, la final del 2015. Perdimos el primer partido, partido que no jugué por una lesión. Pero me animé en los otros dos y se lo dimos vuelta.

20 – El mejor asador

– Rodrigo Griffa

21 – El que nunca paga o invita

– Ultimamente, Jhoyfer Díaz

22 – El más salidor

– Antes era yo, pero hoy por hoy es Lucas (alias «Peluche»).

23 – Un líder positivo o un capitán

– Sergio Rosales. Un vago que a pesar de las malas que pasó, siempre tuvo un mensaje positivo para el equipo y siempre tiró para adelante. Un capo.

Sergio Rosales, con la Copa en la mano, uno de los líderes positivos en la visión de Gabriel Rivero

24 – Un triple o asistencia que no se olvidan

– En U17, metí una «pizza» por partido detrás de la mitad de cancha. Fueron como cuatro o cinco partidos seguidos.

25 – La cancha más difícil

– Israelita Macabi. 

26 – Un jugador que te haya sorprendido a partir de su talento

– Me gustaba mucho como jugaban Mauricio Pedemonte y Leandro Da Viá. Pero por lo que es como persona, por su forma de jugar, además de tenerlo cerca y de jugar con él, admiré a «Deli» Sierra. El «Gordo» jugaba espectacular.

27 – Tenés algún otro apodo además de «Negro»

«Caniche» Estalles me decía «Colibrí». Hubo un tiempo que la tribuna me llamaba «El Loco» y me cantaban la canción del Pity Martinez «El Negro Rivero que loco que está». 

28 – Un sueño por cumplir

En alguna oportunidad no me quise ir, y en otras tuve trabas o excusas. Pero nunca me llegó nada concreto, para decir agarro las valijas y me voy. Estoy en la búsqueda todavía, ya que estoy en mi mejor momento. Además quiero volver bien de la lesión. Ojalá pueda seguir manteniendo el nivel, ya que estos últimos años he venido jugando bárbaro. Siempre es más díficil llegar, pero más es mantenerse. Irme a jugar afuera sería un sueño, aunque sea a probarme. Ya se va a dar. Estoy en una linda etapa, en donde uno no es pibe ni viejo. Creo que el cuerpo todavía da. Apenas volvamos le vamos a meter todas las fichas a eso.