Enrique Tolcachier: «Este equipo nos llena de orgullo»

0
594
Enrique Tolcachier dialogó con FemeGol y opinó de la Selección Argentina. FOTO: INTERNET.

SELECCIÓN ARGENTINA. El ex asistente técnico en la Generación Dorada, y actual entrenador de Regatas, brindó su opinión sobre el actual equipo que mañana juega la final del Mundo.

Enrique Tolcachier, actual técnico del Club Mendoza de Regatas vivió en carne propia la gesta que llevó a la Selección Argentina a obtener el subcampeonato del mundo en Indianápolis 2002 y la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004.

Tolcachier en su etapa en la selección nacional. FOTO: INTERNET.

Por eso es una palabra más que autorizada para hablar sobre la actual selección, opinar y brindar algunos puntos de comparación con el equipo donde estuvieron jugadores de la talla de Ginobili, Pepe Sánchez, Oberto, Nocioni, Montecchia, Wolkowyski, entre otros.

Imagino que por lo vivido personalmente, los sentimientos florecen cada vez que la selección juega nuevamente estos torneos, ¿ahora cómo lo vivís?

-Como amante del básquetbol, todos los que estamos en el básquet, tenemos mucha expectativa, ansiedad. Este equipo nos llena de alegría, de satisfacción, de orgullo porque está continuando una senda gloriosa que tuvo en los últimos torneos internacionales y es muy lindo saber que los jugadores y cuerpo técnico que nos representa, están sosteniendo con trabajo, con esfuerzo y compromiso, al básquet dentro de la élite mundial que es muy difícil. Tengo mucha sarisfacción, independientemente de que fui parte de cuerpos técnicos nacionales y que fui parte de la etapa formativa y del proceso de estos jóvenes cuando empezaron a jugar con selecciones nacionales. Han pasado hermosos momentos con nosotros y con entrenadores de mucha capacidad, han podido tomar experiencia a nivel mundial también y ahora están disfrutando su momento en la selección mayor.

La gran duda hace unos años era si ibamos a tener una nueva generación dorada, ¿se está dando eso?

-Totalmente. Más allá de que por ahí las comparaciones son odiosas, porque aquel fue un gran equipo que trascendieron más allá de la selección nacional, tenemos jugadores de enorme categoría, enorme calidad y que fundamentalmente han consolidado una idea, una filosofía de juego, casi imbatible. Estamos dominando los partidos, llegando a sacar grandes diferencias. Salvo con Rusia, Argentina casi no tuvo partidos de final de último minuto o dos minutos en paridad. Eso habla a las claras de que tenemos jugadores con enorme corazón, calidad y un equipo que tiene un espíritu impresionante.

En aquella generación dorada, los propios jugadores decían que había un espíritu grupal muy fuerte que creían que los hacía mejores que los demás, más allá de lo que pasaba en la cancha, ¿pensás que acá sucede lo mismo?

-Sin lugar a dudas, por lo que expresan los chicos en las notas, ellos están disfrutando y conformaron un grupo muy lindo, muy unido, seguramente con muchas cosas comparables a los anteriores, porque eso se va gestando desde chico, el compromiso por representar al país, el ánimo de equipo, la solidaridad, la generosidad para convivir, para compartir. Estos chicos están hace dos meses fuera de su familia y sin embargo uno los ve y están como desde el primer día que se juntaron. Seguramente cuando termine el torneo van a tener el deseo de estar juntos de vuelta. Eso habla a las claras de que hay una química grupal que es el gen y lo que sostiene la posibilidad de que un equipo juegue como juega Argentina.

¿Cuáles son las similitudes o diferencias que encontrás con el equipo subcampeón del Mundo y oro de los Juegos Olímpicos?

-El concepto global de un juego en equipo a partir de un trabajo defensivo impresionante, donde está una virtud a través del trabajo individual de los jugadores, pero también está la perfección en em cumplimiento de la estrategia que fija el cuerpo técnico. Entonces se cumple a rajatabla las decisiones, las reglas que se imponen y en eso hay una concentración permanente, es lo que veo de similitud con aquel equipo, que también lo hacía. La otra virtud en ataque es tratar de jugar un juego dinámico, con pases, con la búsqueda de un jugador mejor posicionado para poder tirar y sin importar el brillo individual de cualquier jugador, en eso también veo una similitud que tampoco en aquel equipo era prioritario que un jugador haga muchos puntos, sino que el equipo busque la mejor decisión.

¿Qué me podes decir de Scola?

-Yo creo que las actuaciones que está teniendo Luis en el Mundial es un premio personal hacia su esfuerzo, su sacrificio y un ejemplo de que con perseverancia, con la búsqueda de nuevos objetivos de mejoramiento individual, de acuerdo a las necesidades que va requiriendo y el trabajo y preparación, son claros ejemplos en el nombre de Scola de lo que un jugador de básquet tiene que hacer y mostrar. Luis fue generando necesidades de mejoras en su juego, está tirando muy bien de tres puntos, está jugando muy bien de frente, está defendiendo muy bien, que era una debilidad que tenía, sin embargo está haciendo trabajos defensivos muy buenos. Y eso lo hizo en base a trabajos durante toda su carrera y en esta última etapa especialmente, teniendo una cancha en su casa, contratando un entrenador, un preparador físico, cuidándose con la alimentación. Son todos ejemplos de un trabajo individual, de una mentalidad que posteriormente disfruta el equipo. Por eso yo creo que es un premio enorme las actuaciones que Luis está teniendo para él fundamentalmente y que, por supuesto, se ve beneficiado todo el equipo.