Su lugar en el mundo

0
556
Foto: Archivo (Salto Inicial).
El Chiqui, ídolo indiscutible en su Rivadavia natal

Abel Trejo cada día  juega mejor y se lo ve más  feliz que nunca. No es para menos, ha formado una  familia hermosa y continúa en Rivadavia, su lugar en el mundo.

Imposible que no lo quiera el hincha Naranja. Le ofrecieron de todo para que se vaya. Equipos del Torneo Federal y hasta del TNA necesitaban sus servicios  y se lo quisieron llevar a toda costa, a cualquier precio. Lo que muchos no entienden (como dice una conocida publicidad) es que hay cosas que el dinero no puede comprar.

Un ser especial,  tocado por una varita mágica, que con 18 años tuvo que aprender los fundamentos básicos de este deporte, los cuales  se adquieren de chico en Pre-mini y Mini. Abel tuvo la madurez necesaria para entender que con trabajo y esfuerzo podía vivir del básquet y ser ídolo en su ciudad natal.

Hombre de pocas palabras, Trejo dice mucho más de lo que expresa. En cada frase, en cada gesto que desliza, le deja un mensaje al hincha en general, a sus padres, a su abuela, a su mujer y a su nena que nació este año. “Esto es para la gente que siempre nos viene a alentar, estamos muy contentos de poder darles una alegría”, le comentó a Salto Inicial en su primera respuesta, post victoria sobre Atenas.

Luego de un encuentro soñado en lo personal (16 puntos y 21 rebotes), el Chiqui prefirió destacar el gran momento grupal, antes que el suyo: “Las cosas nos están saliendo y nos sentimos muy bien como equipo, hay un grupo muy lindo que trabaja entre semana de la mejor manera para que podamos ganar”.

Abel lo entiende.  Ahora en adelante son el equipo a vencer y por ende cada encuentro será más difícil que nunca. “Sabemos que no va a ser fácil mantener el invicto pero nos preparamos cada día y cada entrenamiento para poder ganar. Ojalá podamos seguir dándoles alegrías a los hinchas”.

Rivadavia ha construido una muralla defensiva que comienza con los refuerzos de Barreiro y  Torino, continúa con Alberici y Gómez y finaliza con el enorme Chiquito Trejo, el hombre que tiene todo lo que necesita para ser feliz.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre