Chiquito es el héroe silencioso

0
680
Foto: Andrés Arequipa.
Abel Trejo, el héroe del silencio

Rivadavia puede dormir tranquilo porque tiene la espalda bien custodiada. Abel Trejo otra vez fue determinante en una vuelta olímpica Naranja y todo el Este festeja un producto 100% rivadaviense.

La altura no es todo, pero cómo ayuda. Ante tanta falta de internos altos y potentes, con equipos que salen desesperadamente al mercado a buscar en otras provincias, Fernando Minelli puede estar tranquilo porque distruta al mejor pivot de Mendoza. Y es de su barrio.

Abel Trejo no tiene sangre roja. Su sangre es Naranja. Moldeado 100% en Rivadavia, el Chiquito comenzó a jugar de grande (¿cuándo fue chico, en realidad?) y hoy demuestra por qué se apostó tanto en él. En defensa, Abel fue un animal, metiendo tapas y bajando rebotes en los dos aros. Es más, cuando Minelli tuvo que darle descanso, Rivadavia perdió el rebote, Anzorena obtuvo segundas, a veces hasta terceras, oportunidades de tiro para acercarse en el marcador.

En ataque aportó correcciones de tiro, una marca registrada, y una tranquilidad y efectividad envidiable a la hora de tirar los libres. Cuando más quemaron las papas, faltando 30″ y el partido 68-67, se paró en la linea y metió sus dos lanzamientos, como si ningún peso sobre sus hombros pudiera quitarle ese temple de acero.

Muchos vinieron a buscarlo. Dinero, casa, quién te dice que más le habrán ofrecido. Pero Chiquito no se va. Hasta en charlas de café, con amigos, debatimos si está decidiendo bien o mal, teniendo en cuenta su futuro y potencial. A él, por ahora, le importa seguir dando vueltas olímpicas en Rivadavia que, cómo alguna vez dijo un enganche acerca de su cancha, es el patio de atrás de su casa.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre