Análisis: Rivadavia por Sergio Peralta

0
727
Foto: Andrés Arequipa.
Sergio Peralta analiza el rendimiento del campeón

Salto Inicial eligió dos DT para que hagan el análisis de la final anual que se vivió en la cancha de Atenas. Por el lado de Rivadavia, Sergio Peralta analiza el partido del Naranja.

Fuimos a ver el mejor partido que nos puede brindar hoy el básquet de Mendoza. Y lo vimos aunque no en su máxima expresión. Obviamente que el reciente regreso a los entrenamientos, y la puesta a punto de lo físico pensando en el Torneo Federal, dejó en evidencia que Rivadavia no contaba con el equipo en plenitud.

En cuanto a lo que se pudo observar en el primer tiempo, no fue nada distinto a lo que nos tiene acostumbrado este gran equipo, buena circulación del balón, lastimando con el juego interno de Trejo, que te degasta en lo físico y te crea espacios en el juego perimetral. Y en este sentido, siempre buscaron el pase extra que les diera un tiro cómodo de tres o una penetración del lado ciego. Apostando siempre al juego rápido como origen del ataque.

En defensa, el comienzo fue con individual evitando los bloqueos, poniendo énfasis sobre los tiradores y marcándolos con Defensa de Fondo con cambio de marcas si se producía el bloqueo.

Estratégicamente, sorprendían con Defensa Presión 2-2-1 en transición a una Defensa Zonal 2-3, con seguimiento a los tiradores, con punto destacable y la Intensidad Defensiva con la que desarrollaron todos los sistemas.

Ya en el segundo tiempo, y con el análisis en el descanso de los puntos fuertes del rival, la táctica defensiva fue marcar individual con la misma intensidad, trayendo al base presionado desde su aro y alternando con la zona 2-3, que casi no tuvo fisuras.

En el ataque nada cambió, desde una defensa intensa salieron contragolpes muy bien ejecutados y se hizo más notoria la circulación de la pelota hasta quedar o tomar la mejor opción, ya sea interna o externa. La excelente rotación de los jugadores y el convencimiento que tienen del rol que poseen en el equipo es admirable, abocándose cada uno a ejecutar y potenciar su virtud deportiva. Esto hizo que Rivadavia fuera un merecido Campeón y un premio a una reconocida Escuela de Básquet en Mendoza.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre