“Mi corazón seguirá siendo Naranja”

0
2300

Maximiliano Torino se va de Mendoza tras una propuesta de Torneo Federal en Huracán de San Javier. Sensaciones encontradas entre la alegría de volver a jugar y la tristeza de irse tras una gran identificación con Rivadavia.

Bachi, como le dicen sus amigos, no ocultó su tristeza. Luego de dos años en suelo mendocino, vistiendo las camisetas de Rivadavia y Anzorena, el oriundo de Salta tomó la decisión de arreglar con Huracán de San Javier, equipo que participará del próximo Torneo Federal, más allá de sus deseos de continuar en la provincia. Ya recuperado de una dura lesión, volverá a las canchas tras diez meses.

A horas de volver a su provincia a pasar unos días con su familia antes de empezar la pretemporada en su nuevo club, Torino dialogó con SALTO INICIAL.  “Aún no caigo de que me tengo que ir. Llevo dos años maravillosos en Mendoza, conocí grandes amigos, a mi novia. La verdad que duele irse, pero también por otro lado estoy feliz por tener la chance de volver a jugar Torneo Federal, que era uno de mis desafíos”, inició la charla.

Maximiliano estaba viviendo en Rivadavia e hizo todo lo posible para volver a vestir la camiseta Naranja: “Mi deseo era volver a Rivadavia y jugar la Súper Liga hasta agarrar confianza, es el club con el que más me he identificado. No se dio. Hubo otros clubes de Mendoza como San Carlos, Macabi y San Martín, con los cuales tuve varias conversaciones, pero no se pudo concretar ninguna. Como decía, es triste tener que despedirse de tantos amigos, pero por otro lado volver a jugar Federal me motiva. Ya estoy recuperado totalmente”.

Su último club fue Anzorena, donde lamentablemente sufrió la rotura del tendón de Aquiles, cuando recién iniciaba la temporada del Torneo Federal. Al respecto, Torino dijo: “Fue muy duro, no pude demostrar el nivel que había tenido en Rivadavia por mi lesión. No quería irme de la manera en que me fui, pero estoy tranquilo porque siempre hice lo que tenía que hacer”.

Por último el Pívot salteño, con lágrimas en sus ojos, les dejó un mensaje a los simpatizantes Naranjas. “Estoy agradecido a todos. Rivadavia es una gran familia. Me hicieron sentir uno más, y mi corazón seguirá siendo Naranja. Ojalá algún día tenga revancha y vuelva a vestir esta camiseta. A la distancia los alentaré”, sentenció.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre