«Necesitaba acercarme al club»

0
660
Foto: (Andrés Arequipa).
Andy Berman y su primera experiencia como entrenador.

Andrés Berman volvió a Macabi “para dar una mano”, pero ahora como entrenador. Andy habló de todo en esta nota: Macabi «B», Capital, la selección de Mendoza y el golpe inesperado que le dio la vida. “En Macabi viví mi infancia con mi hermana”.

Fue muy extraño para los ojos del amante del básquetbol verlo a Andy Berman parado del otro lado de la línea lateral, y no metiendo esas penetraciones que son su marca registrada, o entregando ese pase simple y necesario para un equipo. 

Pantalón de vestir, camisa blanca y suéter negro para su primer partido como DT. La tranquilidad y la serenidad de siempre. Lo vivió muy calmo y se fue “re contra conforme” del estadio de Macabi más allá de que sus muchachos, muchos de ellos sus amigos, perdieron por diez puntos, 83 a 73 ante Club Cano.

“Necesitaba acercarme un poco al club porque estaba muy alejado. Cuando me pidieron que diera una mano dirigiendo no dude en aceptar, porque consideré que era una forma de aportar algo al básquet del club. Estoy muy contento porque están jugando chicos que no tenían lugar en el «A» y que habían dejado de jugar, eso me pone muy bien”, comenzó su análisis.

-¿Qué sensaciones te dejó este debut de tu equipo?

-Me voy re contra conforme, el equipo mostró mucho más de lo que esperaba. Más teniendo en cuenta el rival, un equipo como Cano que es fuerte y vienen jugando desde hace mucho tiempo juntos. Fue palo a palo hasta el final, tenemos que corregir algunas cosas que se modifican con trabajo, con repeticiones de cosas. Pero rescato la actitud por encima de todo. Es bueno comenzar con este envión, sabiendo que jugamos de igual a igual con un equipo que va a pelear arriba.

-¿Tenés pensado dirigir en el futuro?

-Por ahora es sólo dar una mano. No está en mis planes ser entrenador.

-¿Qué pretendés del juego de tu equipo?

-Lo que intento es que el equipo tenga mucha intensidad defensiva, poner a los equipos rivales en 70 puntos. Luego que jueguen por concepto, si hay un pase extra que lo tomen, si hay un aclarado que lo aprovechen. Pick and roll, jugar en pareja y buscar siempre el ataque rápido.

-Te tocó acercarte al club en un momento difícil de tu vida.

-El acercamiento mío al club viene por el lado afectivo y emocional. He tenido un golpe muy duro que me ha dado la vida y en esos momentos tenés que rodearte de gente que te contiene, que te mantiene distraído y ocupado. Todo esto me hace bien. Acá estoy muy contenido. Volví al lugar donde viví mi infancia junto a mi hermana. Volver y estar en el ámbito donde estuvimos siempre de chicos y hacer lo que yo siempre quise, lo que ella sabía que a mí me gustaba, que cuando jugaba me iba a ver. Estar en este ambiente me hace bien.

 

-Vas a formar parte de un nuevo proceso de la selección mendocina. ¿Vas a ser el capitán?

-No lo sé. Todavía no han dicho nada. Cada vez que me citan a la selección me sigue causando lo mismo que me generó cuando me citaron por primera vez cuando era cadete, hace quince años. Siempre me generó la misma sensación. Nunca dudo en ir cada vez que me llaman, no pregunto quién va o quien no va. Además esta etapa es especial para mí porque voy a compartir equipo con los chicos, voy a acompañar a una camada de jugadores que va a jugar en la selección de acá a 10 años. Me gusta mucho eso y mientras consideren que puedo seguir aportando voy a estar. Desde adentro de la cancha o sentado en el banco alentando a los chicos.

-¿En qué momento está capital?

-Capital está para mantenerse, ese es el objetivo. Tenemos los pies sobre la tierra, sabemos que estamos en un proceso de transición. No podemos decir que nos vamos a meter en semifinales porque se nos desarmó el equipo asique mantenernos en la A1 sería hacer un buen papel.

-Hoy hay muchos chicos jugando en las inferiores de Capital. ¿Qué te genera esto?

-Siempre me acuerdo de los dirigentes que nos tiraban abajo el equipo cuando armamos Capital. Porque creían que era nada más que un grupo para competir en la A2 y solo eso. Y hoy hay 400 chicos jugando al básquet. Esos dirigentes no pensaron en ese momento que hoy gracias a ese comienzo hayan 400 chicos jugando al básquet. Y muchos de barrios más humildes como el Barrio La Favorita o el Barrio San Martín. Esto conlleva una gran contención social, y eso me genera una satisfacción muy grande y un orgullo enorme.

-¿Para qué está Macabi B?

-Yo quiero convencer a los chicos y trabajar para meternos entre los 8. Ganar 8 0 10 partidos y jugar playoffs. Ese es el objetivo.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre