Paso a paso de la operación retorno

0
786
El festejo tras la obtención del campeonato. FOTO: Andrés Arequipa.

El recorrido de Andes Talleres para llegar a cumplir el objetivo de volver a la Superliga fue casi perfecto, donde solo se interpusieron tres derrotas pero siempre demostró tener el carácter necesario para volver a donde merece estar.

“Era momento de poner el hombro” le comentó a SALTO INICIAL Eduardo Nicastro en el inicio del campeonato. Si bien estas palabras salieron de él, el mensaje lo transmitió también todo el equipo fecha tras fecha. El arranque del torneo fue un puntapié muy importante para el plantel: en la primera fecha derrotó a General San Martín como local, a Banco “A” como visitante y a Obras como local nuevamente. Pero desde el primer juego el Matador tuvo un talón de Aquiles que lo persiguió hasta la penúltima fecha de la fase regular: las lesiones.

Foto: Andrés Arequipa.

El ‘Huevo’ Delmonte no pudo estar en las canchas sino hasta la fecha 7, aunque el apurado regreso le jugó una mala pasada y su retorno definitivo se extendió hasta la fecha 17. Juan Pablo López, que había demostrado estar en muy buen nivel en el cuadrangular Francisco Reig previo al torneo, también cayó lesionado y se perdió gran parte del torneo. Y por último Gonzalo Ruiz, que ante la ausencia de López se había hecho un espacio entre los titulares, tuvo un esguince que lo marginó hasta la última fecha. Por último, Matías Nicastro arrastró una lesión que solo le permitió jugar a partir de la segunda mitad del torneo. Entre medio, además, estuvo la baja de Bardini en al menos dos partidos.

Pero al momento de los reemplazos todos entendieron su rol y el equipo se desarrolló sin inconvenientes. Esto se explica por ejemplo en que Facu Quintana o Santi Agüero siempre estuvieron para liderar al Azulgrana cuando los jugadores anteriormente mencionados, estuvieron ausentes.

Foto: Santiago Tagua.

Las derrotas fueron un tanto lógicas: Argentino fue toda la fase regular imbatible en San Rafael, Obras hizo lo propio en el barrio La Gloria y Pacífico fue un tropiezo tal vez evitable. Sin embargo nunca se desequilibró el equipo de Nicastro y en el pasaje final antes de Playoffs, encadenó una serie de victorias (algunas por gran diferencia) para finalizar primeros con tranquilidad (record de 15-3).

En Playoffs, ya con equipo completo, se podría haber visto una mejor versión del Matador pero se encontró con rivales que le jugaron de igual a igual y le costó el llegar a la final. Primero ante Banco Mendoza “A” y luego ante el “B”. Ambos Verdinegros fueron rivales durísimos, incluso con el B fue a tiempo suplementario en ambos juegos. Sin embargo nada impidió que Talleres llegara, como indicaban los pronósticos, a la final. En frente estuvo Obras que en el primer partido parecía que iba a dar la sorpresa pero el corazón Azulgrana fue más grande y pudo remontar las desventajas en las dos finales para finalmente lanzar el tan ansiado grito “Dale campeón”.

FOTO: Andrés Arequipa.

A base de jerarquías experimentadas y jóvenes, el 14 veces campeón de Mendoza volvió a la categoría donde pertenece y de la que nunca debió bajar. Ahora el objetivo es seguir por el mismo rumbo e incluso mejorarlo para que el último declive no vuelva a ocurrir.