Camino a la gloria

0
1456
El capitán Espinoza levanta la copa de campeón del Apertura de la Superliga 2018. / FOTO: Andrés Arequipa.

Atlético Club San Martín consiguió adueñarse del torneo Apertura 2018 de la Superliga, en un encuentro donde tuvo una gran remontada y así logró dejar en claro que su intención y su protagonismo desde el inicio no fueron casualidad. El León creció a pasos agigantados y ganó su primer torneo en la máxima categoría mendocina.

Dicen, y está más que claro, que cuando se sufre se festeja aún más. Y San Martín tiene esto muy asimilado. Solo hay que hacer un repaso desde el 2014 a esta fecha, para comprender por qué lo obtenido por el Chacarero la noche del viernes 22 de junio de 2018 no es un simple título, sino la coronación del gran esfuerzo y el arduo trabajo realizado a lo largo de varios años.

La idea era muy clara, reactivar el básquet del León, haciéndolo protagonista y generando e incentivando el acompañamiento de simpatizantes de un club donde lo más importante es el fútbol. Allá por mediados del mes de junio de 2014 daban el primer paso, el Albirrojo conducido por Sebastián Bruno accedía a semifinales de la A2, donde no podía ascender directo y luego caía en la Reválida ante Deportivo Argentino de San Rafael, en un tercer partido.

Esto solo marcaba el comienzo de algo enorme. Porque en ese momento quedaba el gustito de querer ir por más. Con Sergio Peralta como DT concretaba, en la primera mitad de 2015, el ascenso a la máxima categoría del básquetbol mendocino (denominada A1 en dicho momento). Fiel a su historia y su costumbre, lo consiguió sufriendo recién en un tercer juego y como visitante ante Guillermo Cano en semifinales. En la final no pudo frente a Obras Mendoza.

Luego se reestructuró el basquet mendocino y San Martín terminó jugando nuevamente en la segunda categoría. Pero ese había sido un nuevo paso de algo, que terminaría coronando años más tarde. En el torneo siguiente al mencionado, el Albirrojo lograba su objetivo de mantenerse y disputar los Playoffs por el campeonato. Aunque le tocó cruzarse con Anzorena, un rival que siempre es protagonista, y perdió de manera clara en dos duelos.

Llegaba el 2016 y con un equipo con la mezcla justa entre experiencia y juventud se buscaba seguir avanzando y creciendo. En el Apertura, los conducidos por Peralta fueron protagonistas y terminaron punteros junto a Municipalidad de Las Heras y Obras. El desempate entre los tres conjuntos favoreció a los lasherinos para concretar el ascenso directo.

Los chicos sanmartinianos llenos de desazón al caer en el 3° juego ante Capital en cancha de Anzorena. / FOTO: Jorge Ruiz.

Para los sanmartinianos quedaba la chance de la Reclasificación, pero se vieron superados por Municipalidad de Capital en una serie que consiguió llevar a un tercer juego. En aquel momento, jugando en cancha de Anzorena, los simpatizantes comenzaban a interesarse y seguir en buen número al Albirrojo. Algo estaba creciendo. Los hinchas que solo seguían al fútbol comenzaban a mirar de reojo hacia el Costantini.

En la segunda mitad de 2016, Sergio Peralta tenía la oportunidad de ir a Municipalidad de Junín (hoy Club Social y Deportivo Junín) para dirigir A1 y Torneo Federal. Entonces llegaba Manuel Garcés y el León peleaba mano a mano con Andes Talleres por el ascenso directo pero era imposible bajar al Matador, así quedaba destinado a jugar la Reclasificación y nuevamente se cruzaba Capital en su camino. Aunque esta vez el rival cerró la serie en dos juegos.

Garcés mira el cierre del partido. Lorca se lamenta la posibilidad que se escapa. / FOTO: Jorge Ruiz.

Pese a no poder alcanzar el ascenso a la máxima categoría, la vara se ponía bien alta, apuntando siempre a más. Por esta razón para el Apertura 2017 el Chacarero rompía el molde y llegaban los extranjeros Spencer Mathis y Joshua White, también Scott Mitchell como entrenador de categorías inferiores y asistente. Tras una muy buena primera rueda, se daba la sorpresiva salida del DT por inconformidad de la subcomisión en algunos aspectos. Llegaban tres derrotas consecutivas.

Un equipo armado para ir por el ascenso. / FOTO: Jorge Ruiz.

Eso hacía tambalear la aspiración sanmartiniana. Sebastián Bruno, un hombre de la casa, se hacía cargo del plantel, un plantel donde jugaban muchos jóvenes que formó de pequeños. Llegaban a Semifinales y se cruzaban con Municipalidad de San Carlos. De local el triunfo era contundente y viajaban al Valle de Uco con gran ilusión y un importante acompañamiento en busca del ascenso. Y fiel a la historia, al Albirrojo le tocaría sufrir.

Dos primeros cuartos muy buenos generaban mucha alegría, pero el Violeta emparejaba y pasaba al frente, llegando al cierre con un ventaja de 5 primero (80-75) y de 3 después (83-80). Era clave White con dos triples que permitían la igualdad en 80-80 primero y en el 83-83 final para llevar la definición a suplementario. Ganaba 94-90 el local, pero una vez más White de tres le daba vida al León. Un error en la salida de San Carlos le permitió a Ramiro Espinoza concretar un doble histórico.

Celebración chacarera en San Carlos entre el plantel y el gran número de hinchas que viajó. / FOTO: Nicolás Russo.

Atlético San Martín estaba en la máxima categoría del básquetbol mendocino. Restaba disputar la final, pero una vez más le fue esquivo el título ya que cayó en tres juegos ante Leonardo Murialdo con partidos muy disputados y equilibrados. Igualmente el objetivo estaba logrado. Para apuntar a mantenerse o ir por algo más, retornaba Sergio Peralta y llegaban Anthony Joseph, Juan Velázquez y Agustín Musarella. No continuaba el héroe del ascenso, Joshua White.

Los esteños conseguían mantener la categoría y se ilusionaban con los cuartos de final, pero no era sencillo, enfrente estaba Anzorena. Y así como en 2015, los de la Sexta Sección fueron los verdugos. Pero ya había subido un nuevo escalón en su ascendente andar. Para ir por más en este 2018 se aumentó el cupo para poder tener tres extranjeros y llegaron los norteamericanos Latraius Mosley, Mitch Marmelstein y Brentine Taylor. Además de Facundo Garmendia.

Mosley empezaba a mostrar su potencial en el amistoso ante Rivadavia e ilusionaba. / FOTO: Jorge Ruiz.

Con dos amistosos frente a Rivadavia ganados por gran diferencia y un muy buen desempeño en el torneo Vendimia donde fue subcampeón, tanto el equipo como sus hinchas se ilusionaban para el Apertura de la Superliga. Con un despliegue increíble, el Chacarero consiguió ubicarse 2º en la Fase Regular y así candidatearse para la disputa del título.

En cuartos de final dejó en el camino a Capital por 2-0 y por primera vez se metió en semifinales. No era sencillo, enfrente estaba otro favorito como Junín con dos duelos más que atractivos donde pudo dar el gran golpe en el Posta del Retamo y así acceder a la final. Y le tocaba medirse una vez más con Anzorena, que había obtenido el N°1 en la Fase regular y contaba con ventaja de localía.

El equipo festeja el acceso a su primera final en la máxima categoría. / FOTO: Jorge Ruiz.

Pero esto poco le importó al Albirrojo, que fue hasta el estadio Roberto Gutiérrez muy enfocado y obtuvo una victoria increíble, con una tarde-noche espectacular de Elías Del Ponte, para quedar en la puerta de la consagración. Este viernes pasado todo estaba armado para una fiesta, pero el Rojo llegó al Este con la intención de impedir el festejo y de gran manera se adueñó del encuentro. Pero en el minuto final, el León sacó su orgullo, dio vuelta el juego y defendió la última para desatar la alegría de todo el pueblo chacarero en un duelo épico y que será ciertamente inolvidable.

Ahora habrá que seguir festejando el histórico título y luego sí poner la mente en lo que vendrá. Seguramente se piense en mantener el protagonismo en la Superliga, tratar de obtener la final anual y por qué no, pensar en un futuro cercano estar disputando una categoría nacional.

Espinoza levanta el trofeo y estalla la fiesta en el Esteban Costantini. / FOTO: ACSM.