Basta de protestas, expedientes y especulaciones

0
563
Gentileza
Una vez más, el escritorio del Tribunal de Penas intervino para definir el ganador de un partido.

Otra vez la misma historia. Protesta de puntos, expedientes, resolución y cambios en los cruces de play offs. ¿Hasta cuando, el Tribunal de penas, debe dictaminar sobre triunfos y derrotas? Y los verdaderos triunfos en la cancha…

Cuando todos ya sabían los cruces de reclasificación y esperaban el miércoles 27 para que se disputarán los primeros juegos de todas las series, Andes Talleres sorprendió con una protesta de puntos sobre Junín, del último partido de la segunda fase. Resulta que el Matador ganó en el Este por 78-75 pero en el Verde jugó un jugador ex Regatas, que no había cumplido con los dos años sin jugar en el Lago para quedar libre. El jugador en cuestión había firmado una declaración jurada de que hacía dos años que no participaba más en el elenco del Parque. Sin embargo, tras la protesta de puntos, en la Federación tuvieron que revisar planilla por planilla y encontraron que el jugador aparece en una planilla correspondiente a la categoría Reserva en el Clausura 2013. ¿Qué protestó Talleres si ganó el partido? el punto de presentación. Y le dieron lugar en el Tribunal. Es decir ganó en la cancha y ganó en el escritorio.

¿Qué pasó? Talleres quedó en el quinto lugar y se modificaron los cruces de play offs. Ahora, el Azulgrana se medirá con San Carlos, Junín enfrentará a Argentino de San Rafael; Macabi chocará con Anzorena y Rivadavia enfrentará a Luján. 

¿Consideramos justo el reclamo? Por reglamento, sí. Y muchos consideran que nadie lo puede discutir; y más si ingresan en este terreno los profesionales del derecho, quienes tienen la capacidad de darle distintas interpretaciones a lo escrito según el contexto. 

Vale recordar que es la segunda protesta de puntos del quinteto Azulgrana en el año. En la primera fecha del torneo su víctima fue Atenas, club que estuvo sin la ficha menor en el primer tiempo durante un minuto y segundos. En la cancha, la victoria Apache fue más que amplia. Pero, en los escritorios ganó Talleres y con esos dos puntos se metió en la zona campeonato, perjudicando directamente a Argentino de San Rafael.

Más allá de la protesta, llamó mucho la atención que esta decisión del Tribunal fuera festejada por todo el ambiente del básquet, excepto Atenas obviamente, porque fue una especie de revancha por lo que vivió Rivadavia en la final del 2013, cuando Atenas protestó los puntos en la primera final del Torneo Anual porque el Naranja sólo había presentado dos fichas de menores en planilla. Nadie se animó a hablar en voz alta, pero todos lo festejaron.  

¿Se disfruta esta situación? Para nada. Poco aporta para el crecimiento de esta disciplina que materia prima tiene y de sobra. Está demostrado. Estas líneas de reflexión no son para criticar el accionar de los directivos de Talleres. Están en todo su derecho de realizar las protestas correspondientes. Pero, ¿hasta dónde vamos a llegar?. Porque Talleres protestó dos veces los puntos, pero también tenemos que mencionar que hay un montón de situaciones casi totalmente vergonzosas: clubes que especulan con los cruces y determinan en complicidad con técnicos, jugadores y directivos, no ganar un partido. Leyó bien señor lector. Salen a no ganar. Y no es nueva esta historia. Viene de años. Hay equipos que de manera increible o infantil, no presentan listas de buenas fe o no presentan los carnets de los jugadores. Y así se van acomodando para enfrentar rivales que a priori son más accesibles. 

Sin dudas, que en la actualdiad, estamos muy lejos de los valores deportivos que nos inculcan cuando empezamos a picar la pelota en premini o mini. Categoría, en la cual, cuando un rival no se presenta, la sensación que invade a los niños es llorar porque no se puede jugar al básquet y hay que realizar un amistoso entre compañeros. Hoy, ganar los puntos en primera se festeja.

Por esta razón, necesitamos más que nunca mayor compromiso por parte de todos: jugadores, técnicos, dirigentes y periodistas. Sí, nosotros también jugamos un papel fundamental, porque muchas veces, sabemos los pormenores de las cosas y no la contamos por amistad, compromiso o por miedo al que nos dirán. Tenemos que dar a conocer con nombre y apellido las cosas que están bien y las cosas que están mal. Nosotros también contribuimos para el creciemiento del básquet en Mendoza.

Llegó el momento de saltar a la cancha y ganar los partidos como se debe, es decir, meter el balón en el cesto contrario más veces que nuestro rival.

Basta de expedientes, protestas, especulaciones. Es hora de jugar al básquet.  

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre