Mónica Pozzebón: «La propuesta me llenó de ilusión»

0
813
Mónica Pozzebón y dos de sus jugadoras que tuvo en el viejo YPF: Gabriela Coria y María Jose Belelli (FOTO: GENTILEZA)

FEMENINO. Petroleros YPF tendrá el regreso de Mónica Pozzebón al primer equipo. La DT habló con Salto Inicial sobre su regreso, lo que espera del equipo y mucho más.

Como lo dice uno de los discos de Soda Stero, “Me Veras Volver”, podríamos hacer una paralelismo porque aquellas jugadoras que crecieron con Mónica Pozzebón, esperaban y soñaban algún día verla entrar por Calle Huergo y, hoy se hizo realidad. “Moni” vuelve a YPF y como lo definió ella: “Cuando me llamaron sentí cosquillitas en la panza”. La actual entrenadora de las formativas “Apaches” en este 2021 afrontará dos desafíos. Devolverle la gloria al club de sus amores y plantar, como lo hizo en YPF, la semilla del básquet femenino en su segunda casa, Atenas.

– ¿Cómo te llegó la propuesta?

Fue por intermedio de una jugadora del equipo que dejé hace más de diez años. María Jose Belelli me llamó y después de tanto tiempo dije que lo pensaría. Pero la verdad es que me gustó mucho ese llamado.

– ¿En qué momento de tu carrera llegas a YPF?

La verdad es que la propuesta de YPF me sorprendió. Estaba y estoy tan cómoda en Atenas, que no esperaba otra propuesta. Cuando me llamaron sentí esas cosquillitas en la panza, que hacía tiempo no sentía por el femenino. Solo acepté volver porque volvió la pasión. Primero arranqué en Noviembre y Diciembre como prueba, a ver si las chicas se adaptaban a mi forma de trabajo y a la vez, yo a al equipo. YPF llegó en un momento inesperado, pero me llena de ilusión.

– ¿Cuáles son los objetivos con este YPF?

Si estuviéramos en un año normal, buscaría en el Apertura quedar dentro de los cuatro primeros. Tal vez sea muy ambicioso. En realidad primero debería tener como un diagnóstico, ver y evaluar cómo nos encontramos a nivel provincial. Pero más allá de los resultados, mi objetivo fundamental es la consolidación del equipo. Todas y cada una de las jugadoras, son LO MAS IMPORTANTE. A partir de ellas, crear una identidad de juego como equipo, en donde prime la ACTITUD sobre la aptitud, en donde todas y cada una de las jugadoras tenga claro a qué queremos jugar, cómo lo queremos jugar y lo más importante, es que estén convencidas de que vamos a jugar lo mejor para nuestro equipo.

– Por tu historia con este club, ¿Está la presión de salir campeón?

Presión no, ya que trabajar así no me gusta. Confío en el proceso, soy muy perseverante y si las cosas no van saliendo como esperamos, se revee la situación y empieza de nuevo. Soy una convencida de que los resultados llegan solos. En los equipos nunca trabajé por los resultados (es distinto en los seleccionados). Tanto en femenino como en masculino, los títulos han llegado gracias al proceso. Disfruto muchísimo del «camino», llegar a la meta y lograr el campeonato, es premio al trabajo.

Pozzebón tiene a cargo darle vida el basquetbol femenino en Atenas Sport Club. FOTO: GENTILEZA

– Hablanos de Atenas y el básquet Femenino. ¿Cómo surgió?

La idea del femenino siempre ha estado en Atenas pero el problema es siempre el mismo, el espacio. Ahora hay un proyecto de ampliar el lugar de entrenamiento y por eso los dirigentes se animaron. Me habló el Presidente y me planteo el desafío. Y justamente a mí…… Me encantó la posibilidad de hacer y mantener en el tiempo, el básquet femenino en Atenas. Todo un sueño que queremos lograr.

– Tanto tiempo sin estar en el femenino. ¿Cómo crees que será tu adaptación al plantel?

Sí es verdad, mucho tiempo sin dirigir a las peques. La verdad es como andar en bici, una vez que empezas, seguís. Es que me divierto mucho y la paso muy bien en los entrenamientos. No siento que deba adaptarme. Soy profe y trabajo en las escuelas con nenas y varones de todas las edades. Estoy en un momento de mi vida, en donde puedo elegir y elijo pasarla bien.

Marina Mesa con Mónica Pozzebón, su segunda mamá y mejor amiga (FOTO: GENTILEZA).

“Por último si me permitís, no quiero terminar está nota sin agradecer y mencionar a dos pilares del básquet femenino que me dejaron en enero y extraño con todo mi corazón: Norma Parra y Marina Mesa. Gracias por seguir a mi lado ayudándome en cada momento que piso la cancha”.