MARINA, conquistá el cielo porque acá abajo nos iluminaste el corazón

0
218

“El que enseña el espíritu del deporte en el alma de un niño, enseña para siempre”. Palabras exactas que definen a nuestra estrella MARINA.

Éramos conscientes que podía pasar. Y lamentablemente hoy amanecimos con la noticia que tu corazón se había apagado y tu hermosa sonrisa comenzaba a tomar vuelo. El dolor es inmenso. No existen palabras para describir este momento. Esta sensación de mierda. Se nos fue la MARINA. Nuestra Marina. Porque te convertiste en el emblema de la lucha del básquet mendocino. Tu pasión y amor por este deporte, despertó una gran admiración por parte de todos.

Me cuesta escribir. Aún tengo en mi mente, cuando cortaste las redes en el estadio de YPF con tus amigas de Banco Mendoza y rompiste en llanto por tu mamá. Si ella misma, la que ya te abrió las puertas del cielo y ahora te está mimando. Te quería con ella. Nos permitió que te disfrutáramos un tiempo más y ese tiempo valió oro. Porque la persona que te conoció, se rinde a tus pies. Porque más allá de excelente jugadora, una magistral entrenadora, eras una excelente persona. Y esa es la mejor definición que puede tener una persona: “BUENA GENTE”.

Tu corazón dijo basta Marina. Chicharra final y a jugar en el cielo. Entre el sol, las nubes, la luna y las estrellas. Ese será tu lugar. Una estrella mágica. Porque acá abajo, realmente fuiste una artista. Hiciste magia. Lo que tocaste, lo convertiste en oro. Y con sólo leer como te están despidiendo en las redes sociales tus amigas, compañeras, rivales, colegas, jugadoras, madres, explota el corazón de uno y rompen nuestros ojos en lágrimas.

Será difícil no tenerte acá abajo. Será raro cumplir años y no encontrarnos con tu saludo. Será raro el básquet mendocino sin tu presencia. MARINA TE VAMOS A EXTRAÑAR.

En estos momentos, generalmente, uno recuerda todos los títulos cosechados como jugadora y entrenadora, tanto en los clubes como con la camiseta Borravino o tu privilegio de haber estado en el cuerpo técnico de la Selección Argentina 3×3. Pero, vos SOS ESPECIAL. Y vamos a recordar tu lucha, tu esfuerzo, tu perseverancia, tu amistad, tu sonrisa, tu esencia, tu sangre, tu talento y tu huella.

ESA HUELLA, que le marcó el camino a cientos de jugadoras mendocinas,  que hoy tienen el corazón destrozado. Pero, como fueron tus “pollitos”, en breve lo reconstruirán y brillarán dentro el campo de juego.

LA LUCHASTE LEONA. DEJASTE EL ALMA. Pero, estas enfermedades son así. No existe defensa alguna, mira que le metiste, personal, en zona, combinada, etc.

Ahora, llegó el tiempo de descansar en paz. No te merecías sufrir algo semejante. Porque si cortaste una red acá abajo, fue la de la vida.

HASTA SIEMPRE CRACK Y ABRAZO ENORME A TUS HERMANOS Y FAMILIA.