«Te fuiste a la banquina Flaco», volvé rápido, Los Piratas te necesitamos

0
1391

SALTO LITERARIO. «Te fuiste a la banquina… Flaco», no nos jodas. ESA FRASE TUYA SERÁ NUESTRO LEMA. Es una joda tuya esto. Metiste un viaje relámpago con el Richard (qué dupla, parecen GEMELOS), cerraste tres, cuatro negocios como a vos te gustan y volvés a jugar con nosotros, tus amigos, Los Piratas.

Dale Flaco, te estamos esperando. Saeta, te necesitamos adentro de la cancha, en la mesa del asado o en la vereda de cualquier carrito cuando comemos algo. Es imposible que no estés con nosotros. Es injusto. No lo aceptamos. Dale Flaco. Mirá que en el juego nuevo de camisetas pediste la número 20 como Manu. Esa magia es tuya. Nada más.

Tenemos que jugar un partido más. Volvé por favor. Te extrañamos. Sólo queremos estar un ratito más con vos. Disfrutarte. Sos un tipazo. “Buena gente” ante todo. Humilde. Solidario. Noble. Eras el Flaco Heck. Nuestro Flaco Heck. El que todos querían. Debemos reconocer, que como papá medio rompe huevos en la tribuna, pero incondicional con los tuyos en el día a día. En el rincón que jugaban tus hijos, tenías que estar. Ya me tomaré el tiempo para contar las cosas que hacías por las categorías de tus pibes en la U, en Anzorena, Capital o la Selección. ¡Qué personaje!

Fuiste tan grande como persona, que marcaste a tus tres primeros hijos. Y sabés lo que significa dejar huellas en el camino de otros….”es la medalla de oro más importante de todas”. El mejor corte de red de tu carrera.  Y años después llegó la Princesita. ¡Qué bonita es mi ahijada la puta madre! Te merecías esa alegría y muchas más.

Flaco, no existen adjetivos para definirte, sos “todo lo que está bien en esta vida”.

Esa vida que jamás lograremos entender. Nos dicen al oído que el tiempo nos ayudará a cicatrizar ésta herida que tenemos en el corazón. Es mentira eso flaco. Acá no existen remedios. No hay cura para este sentimiento, este estado.  Sólo sabemos que vamos a tener que aprender a convivir con el dolor de tu ausencia. Recordar en cada momento tu sonrisa, tus palabras, tus consejos.

Escuchame Flaco, organízate un asado en el cielo. La estrella más grande de todo el universo es tuya. Nadie te la puede sacar. Aprovechá rápido porque seguro el Negro Olmedo te manda un washapp y te dice que tenés que comprar. Y tu amigo José. Si el “Gordito” que de la línea de tres puntos es imbatible, te regalará un vino de esos caros que a él le gusta. Dale Flaco. La mesa chica de Piratas. ¡Qué personajes los tres! En un café escondido te solucionaban todo.

Prendé el fuego Flaco, te demorás y el Piter agarra la guitarra. Ricardo se suma y quiere traer a los Chapuseros, otra banda enorme de amigos tuyos. ¿Sabés quién será la figura del asado? El Jirafa Escalona, no hay opción. Es amigo de la prensa.

Te juro que el Lata ya puso la carne en su parrilla y en «nuestro quincho de la Sexta Sección”. No los adueñamos. Te prometo que nos vamos a volver a juntar todos: el personaje de Mac, el Turco, el Silvio, el Ale, el Pablito, José, el Maestro Camerún, Ricardo, Marcelo, el Flaco Agri, Air Gazzo, el profe Helder, Pablito Llamas, el Negro, Piter, Monito, Chochi, Tati, Juan Pablo, el Tato, Ariel, el Dani Ramponi y todos los que pasamos por la familia de tus Piratas.

Los Piratas categoría M35 y M43. / Gentileza.

Descansá amigo. Acá abajo, Los Piratas te vamos a cuidar a Marcia, Nico, Matías, Franquito, Valentino, Adriano y Emma. Cómo vos hiciste siempre con cada una de nuestras familias. De eso no tengas dudas. Como en la cancha, siempre estaremos al lado tuyo y de los tuyos.

Adiós Saeta entrerriana y “enamorada”, volá alto.