Una mirada desde Bowen

0
1800

LA LIGA. Leonardo Barotto era uno de los jueces mendocinos de las «búrbujas» de Córdoba de la Liga Nacional. Pese a la suspensión de La Liga, y desde su Bowen natal, habló con Salto Inicial sobre volver a sus raíces, Córdoba, la pandemia y el basquet de Mendoza.

VOLVER AL PUEBLO NATAL

«Soy nacido en Bowen, en donde tengo toda mi familia. Mis padres, mis hermanos. Me fui a Mendoza cuando terminé el secundario, para estudiar Profesorado de Educación Física y ahí formé mi familia. Con mi señora teníamos la idea de venirnos en algún momento para acá. Se adelantaron las cosas, y fue una gran decisión. Hacía 20 años que me había ido del pueblo y quería compartir cosas con mi familia. Tener más libertad para la crianza de los niños. Están fascinadas con el pueblo. Hay otro entorno para los hijos»

LA BURBUJA DE CÓRDOBA

«Uno que ama la profesión y lo hablaba con mi señora, siempre quiere progresar, estar en las mejores instancias. Tenía una felicidad terrible con respecto a la designación. Lo mismo habían muchas cosas inciertas. Que iba a pasar con los traslados, los micros, los vuelos. Todo estaba por resolverse»

LA PANDEMIA

«El primer tiempo de la cuarentena me permitió compartir más con la familia. Estuvo bueno descansar un poco de todo, del trajín, de los viajes, del basquet. Después empezó a afectar un poco el encierro, pero en Bowen estábamos muy tranquilos. Pude empezar un emprendimiento con mi hermano y estoy abocado a eso. En el basquet está muy difícil la situación. A todos nos afecta por igual. Siempre flotaba la misma pregunta: cuando volverá el basquet. Estar aislado es raro, que no haya público, que no se pueda competir a nivel local, provincial. Acá en mi pueblo los chicos están desesperados por jugar al basquet. La verdad está afectando mucho. Uno aveces anda a mil que se pierde muchas cosas. La pandemia nos hizo ver la realidad desde otra óptica. Le damos importancia a cosas que no no valen la pena. Perdemos cosas valiosas y no nos dábamos cuenta»

EL BASQUETBOL DE MENDOZA

«El basquet de Mendoza estaba en un momento espectacular. Como había aumentado el nivel, la gente en las cancha, el espejo para los más chicos. Partidos con jugadores extranjeros. Empecé a dirigir en Mendoza en el 2000 y era un momento único. Ojalá se pueda volver a eso. Lo que se había logrado era espectacular. Uno anda por todo el país y todos te preguntaban por la competencia en Mendoza. Todos hablaban del trabajo y el esfuerzo que se hace en Mendoza.