Luis Scola: Entre el retiro y un nuevo Juego Olímpico

0
401
Luis Scola cumple 40 años. Está entre su retiro o buscar otra medalla con la Argentina en Japón en 2021 (FOTO: AFP)

SELECCION ARGENTINA. En medio del confinamiento, el capitán y símbolo del seleccionado prefiere ayudar a sus cuatro hijos con las tareas escolares o cocinanarles en la compañía de su esposa y luego pensará en si disputa los Juegos Olímpicos con el equipo argentino.

Luis Scola, campeón olímpico en Atenas 2004 y dos veces subcampeón mundial, cumple este jueves 40 años y piensa entre la definición por continuar su carrera hasta los Juegos Olímpicos de Tokio 2021 o finalizarla en medio de la pandemia del coronavirus.

«No tengo la cabeza para pensar en eso en estos momentos. Todo pasó a segundo plano», aseguró el ex NBA de los Estados Unidos en una nota brindada en marzo, cuando el coronavirus dio sus primeros pasos en Argentina y ya había avanzado fuertemente en Italia, donde reside. Scola, último abanderado en actividad del equipo campeón olímpico y capitán de Argentina en el segundo lugar de China 2019, se entrenó cada día desde el freno de la competencia basquetbolística en su casa ubicada en la zona de Lombardía, al norte de Italia, donde murieron más de 13 mil personas por el coronavirus y se infectaron 74 mil.

El histórico Luis Scola cumplió 40 años (FOTO: FIBA)

Desde que el Comité Olímpico Internacional (COI) fijó la realización de la cita del 23 de julio al 8 de agosto de 2021, exactamente un año después de su programación inicial -fue modificada por el coronavirus-, nacieron los interrogantes. El objetivo no está claro todavía, las dudas resurgen en lo cotidiano mientras ayuda a sus cuatro hijos (Tiago, Matías, Lucas y Tomás) con las tareas escolares y las clases online en el turno mañana y les cocina cada mediodía, en una organización hogareña que se divide de esta manera, ya que su esposa, Pamela Roccetti, es la encargada de la cena y también de acompañar a los niños. «Mi presencia en los Juegos Olímpicos no dependerá de su presencia», explicó Scola a finales de marzo durante una nota con radio Octubre, con respecto a la situación de Hernandez.

TRAYECTORIA

Con la Verde de Ferro Carril Oeste, ni más ni menos que marcando a Fabricio Oberto

Luisito ya brillaba en el club Ciudad de Buenos Aires luego de iniciarse en AFALP de El Palomar, a los 4 años, motorizado por la pasión que su padre le había trasladado. Lo mismo que le pasa a Luis ahora con sus hijos. Desde Palomar, su madre lo subía a un Citroen rojo y llevaba hasta Nuñez, tres veces por semana. Scola no faltaba a un entrenamiento porque era un apasionado del juego. Ya brillaba, era muy alto para su edad (1m82 a los 12 años), talentoso y hasta la volcaba con facilidad a los 11. A los 14 se cambió a Ferro, donde debutó en la Liga Nacional con apenas 15, el 2 de febrero de 1996 ante Deportivo Roca.

Su gran paso por el Tau de España le dio la posibilidad de jugar en la NBA (FOTO: DIARIO MARCA – ESPAÑA)

A los 18 dio el gran salto a España, contratado por el Tau Cerámica (Baskonia hoy), que al principio lo cedió a préstamo al Gabitel Gijón. Allí, primero en segunda división, arrancó jugando como extranjero porque todavía no tenía pasaporte comunitario y ascendió a la Liga ACB. Al otro año, ya con 19, fue el foráneo más chico en debutar en la famosa competencia española. Luis fue siempre un adelantado a las épocas.

Luis Scola junto a Campazzo en el último duelo de Olimpia Milano con Real Madrid por la Euroleague (FOTO: SOPA Images Limited / Alamy Foto de stock)

Así, con enorme pasión, vivió el juego (y su profesión) a quien llamamos el Rey Luis V luego de disputar su quinto Mundial. Por eso no es casualidad que Scola haya ganado más partidos que nadie en la historia de la cita mundialista (32), que haya jugado más encuentros que ningún otro (41), que se haya convertido en el segundo máximo goleador (con 716 puntos quedó detrás del brasileño Oscar) y haya sido elegido dos veces en el quinteto ideal del torneo. Tampoco que haya repetido ese premio a los 39 años. Algo improbable, casi imposible, para la gran mayoría de los mortales. Por eso Scola es uno de los mejores jugadores de la historia FIBA, sin dudas.

Luis Scola con la camiseta de Houston Rockets, su primer equipo en la NBA (FOTO: THE VENTURE)

“Cuando sea grande, quiero ser como él”, dijo Sasha Vucevic, el pivote NBA de Montenegro vía Twitter. Otros compañeros de la NBA, como Solomon Hill (jugaron juntos en Indiana Pacers) y Jared Dudley (en Phoenix Suns), se refirieron en esa misma red social a su ética de trabajo, a su profesionalismo. “No podía estar más contento por él. En el equipo bromeábamos con cerrar el gimnasio, así se tomaba un día de descanso. Es una leyenda viviente”, escribió sobre quien terminó en el quinteto ideal del Mundial. “Esto es increíble”, twiteó Luka Doncic, el esloveno que es la nueva sensación de la NBA, luego de ver en un tweet las estadísticas del Mundial comparadas con las del 2006, cuando Scola tenía 26. En aquella competencia, en Japón, Luis tuvo medias de 14.3 pts, 51% en dobles, 69.4% en libres, 7 rebotes y 1.6 asistencia en 25 minutos. En el 2019 terminó con 17.9, 46%, 87% (hay que sumarle 38% en triples), 8.1 y 29.5m. Una locura. Casi inverosímil. En la NBA, jugó en Houston Rockets (2007/2008 a 2011/12), Phoenix Suns (2012/13), Indiana Pacers (2013/2014 a 2014/2015), Toronto Raptors (2015/2016) y Brooklin Nets (2016/2017) con un total de 743 partidos con un promedio de 12.0 puntos, 6.7 rebotes, 1.6 asistencias, 0.3 tapas, 0,6 balones recuperos en 25.6 minutos por partido

Luis Scola fue elegido en el quinteto ideal de China 2019. Terminó el campeonato como el mejor ala-pivote, con un promedio de 16.9 puntos, 7.1 rebotes y 1.5 asistencias en 29.5 minutos jugados; en la final aportó 8 tantos, 8 recobres y 2 pases gol en 34 minutos (FOTO: FIBA)

Pensar que Scola lleva 21 años en la Selección, desde aquel debut, con 19 años, el 15 de junio, en Bahía Blanca, por la segunda jornada del Sudamericano, en la paliza por 111-37 sobre Ecuador. Ningún jugador en la historia ha permanecido tanto tiempo y menos prácticamente sin perderse torneos. Sólo no estuvo en el Premundial 2005, pero porque Argentina ya estaba clasificada al Mundial 2006, tras ser campeona olímpica en 2004. Luifa es, sin dudas ya, el más importante jugador argentino en la historia. Un crack sin épocas que muchos pensaron que llegaría al Mundial para aportar algunos minutos productivos y terminó siendo el mejor ala pivote, a los 39. Esto le permitió recibir una cantidad inesperada de llamados de equipos de todo el mundo, incluido el más famoso de Europa (Real Madrid). Se decidió por el Milano, arribando en octubre del 2019, con un promedio de 19,3 puntos por juego, porque sabía que iba a jugar más, lo que realmente necesitaba para llegar bien a los Juegos de Tokio. Pero, claro, la pandemia los suspendió hasta 2021 y ahora el capitán tiene otro desafío: alargar su carrera hasta los 41 para disputar su quinto Juego Olímpico, junto a la nueva y talentosa generación argentina. Todavía es temprano para saber si podrá lograrlo, pero conociendo su pasión, profesionalismo, compromiso y mentalidad nada es imposible, ¿quién puede atreverse a sugerir que no lo va a lograr?

Abrazo con Manu Ginobili después de ganarle a Francia en la final de China 2019. (FOTO: FIBA)

Luis Scola fue el mejor ala pivote del último mundial de China 2019.

FUENTES: TELAM – INFOBAE