La historia detrás de Valentín Costa y su histórico triple doble

0
831
El puntano Valentín Costa y un histórico triple doble del base de Rivadavia (FOTO: LIGA ARGENTINA)

LIGA ARGENTINA. Con tan solo 20 años, Valentín Costa se convirtió en el base titular de Rivadavia Básquet y está viviendo una enriquecedora experiencia en la Liga Argentina. El joven puntano, hijo de Rafael (campeón con GEPU de La Liga en 1993), firmó en la noche del miércoles un triple doble de 13 puntos, 10 rebotes y 10 asistencias, más allá de la derrota del conjunto mendocino ante Central de Ceres en tres suplementarios.

Por Lucas Leiva

Más allá de la derrota de anoche ante Central Olímpico, en lo que fue un partidazo que se le escapó de las manos (derrota por 97-94 en triple tiempo suplementario), en Rivadavia Básquet quedó una arista positiva: el registro histórico que consiguió el joven Valentín Costa, al firmar un triple doble de 13 puntos, 10 rebotes y 10 asistencias. Pocas veces ocurre un suceso de esta magnitud con un apartado estadístico tan destacado en un jugador.

El logro no maquillará el lamento que tiene Rivadavia por estas horas al no haber conseguido dos valiosos puntos en la ruta, vitales en su empresa de trepar lugares dentro de la tabla de posiciones del Norte, buscando salir de la zona baja. No obstante, para el base puntano será un momento importante a destacar en lo personal, que denotan y resaltan la muy buena temporada que está firmando en esta Liga Argentina.

Costa llegó a Rivadavia para este año y viene cumpliendo con creces. Con tan solo 20 años, el base de 1.83 metros se adueñó de la titularidad del equipo, su 2019/20 viene ciertamente en ascenso y desde su arribo a la categoría está demostrando grandes condiciones como proyecto joven, en el futuro para convertirse en un jugador de renombre y recorrido. Hoy promedia 6.7 puntos, 3.8 rebotes, 4.2 asistencias y 10.2 de valoración en 23.9 minutos (21 partidos).

Detrás de Valentín se teje una parte importante de la rica historia de nuestra Liga Nacional, ya que es hijo de Rafael Costa, aquel recordado base de GEPU que campeón de la Liga Nacional 1992/93. Incluso ambos coincidieron en el mismo equipo como jugadores hace un par de años, cuando fueron parte de la fusión GEPU-Sociedad Española. Ahora Valentín sigue los pasos que dio su padre, sustento fundamental en la formación continua del joven conductor de Rivadavia.

– Hablame un poco del triple doble de anoche, ¿cómo te enteraste y cómo fue ese momento?
. La verdad es que en el momento que me dijeron mis compañeros que había hecho un triple doble, con la calentura que tenía del partido y todo lo demás, no le había dado mucha importancia. Sí estaba tranquilo que había hecho un buen partido para ayudar al equipo, pero no había tomado dimensión de lo que significa. Después hoy, ya más tranquilo, lo tomé con un poco más de importancia y relevancia, más alla del gusto amargo por haber perdido el partido. Estoy contento por haber hecho este logro y un buen partido aportándole al equipo en todos los rubros.

– ¿En el medio del partido te llegaste a dar cuenta que estabas llegando a ese registro? A veces sucede que alguien que está llevando la estadística lo nota.
. A decir verdad no, no me di cuenta ni pensé que había logrado ese triple doble. Sabía que había hecho un buen partido pero nunca imaginé eso, solamente se dio, dejé que todo fluya en el juego y así resultó, natural.

– Estás haciendo un año muy sólido dentro de la categoría, ¿qué te planteaste lograr en lo personal a principios de este año?
. Este año el objetivo mío de jugar la Liga Argentina fue para empezar a tener minutos en cancha, poder conseguir un poco más de experiencia. Y llegué a Rivadavia con ese primer objetivo, jugar más y ganar más experiencia. Obvio que siempre están los objetivos personales que son siempre hacer buenos números y jugar bien para que el equipo esté bien, la verdad es que los resultados no nos están acompañando mucho pero yo de a poco me estoy sintiendo mejor dentro de la cancha y estoy trabajando para poder seguir mejorando, aún más. Ese primer objetivo al momento lo estoy cumpliendo, con roce y minutos en cancha, haciendo todo lo posible para seguir mejorando.

– Vos ya habías estado en el exTNA con tan solo 15 años cuando eras parte de la fusión y te dirigía el Tigre Aguilar. Después Comunicaciones jugando más que nada LDD y ahora Rivadavia. Claramente hay una evolución y maduración importante si seguimos esos pasos.
. Sí, es verdad. De chico estuve en la fusión, cuando tenía 16 años, y de ahí ya tenía como objetivo crecer para poder algún día jugar profesionalmente al básquet. Después me fui a Comunicaciones donde me reclutaron y jugué dos años y medio, también siempre buscando la mejoría. Y eso no cambió, yo quiero seguir mejorando y creciendo, aportar al equipo desde el lugar que me toque y conseguir buenos resultados.

– ¿Qué rol y qué función cumple tu viejo en tu desarrollo y la contención general de tu familia dentro de tu formación? A tu edad, o con la guía que te puede dar tu papá, son cosas importantes que actúan directamente en vos.
. Sin dudas. Mi familia está todo el tiempo acompañándome. Soy de una familia que respira y vive básquet, porque tengo tres hermanos que también juegan al básquet más mi papá… mi mamá es la única que más o menos no está tan metida en el básquet como los demás de casa, pero también está todo el tiempo con esto, porque lo vivió con mi papá, y ahora conmigo también. Todo el tiempo están acompañándome y ayudándome, miran todos mis partidos y siempre están tirándome buena onda para que pueda seguir progresando. Mi papá que es el que más idea tiene de esto está siempre acompañándome y aconsejándome, y eso ayuda mucho.

Valentín y Rafael, compañeros en 2015 (foto: Agencia de Deportes de San Luis)

LINK DE LA NOTA

http://www.laliganacional.com.ar/ligaargentina/page/noticias/id/29455/title/La-historia-detr%C3%A1s-de-Valent%C3%ADn-Costa-y-su-hist%C3%B3rico-triple-doble

FUENTE: LIGA ARGENTINA