Ahora lo entiendo

0
1318
El festejo de los jugadores en el vestuario luego de la victoria ante Francia. FOTO: CABB.

MUNDIAL DE BÁSQUET CHINA 2019. El relato del pibe de 20 años, que vive por primera vez una final del Mundo. Porque muchos tuvieron la posibilidad en 2002, pero las palabras no alcanzaban para entender lo que siento ahora.

Ahora entiendo todo. Aquellos sentimientos representados en palabras, lágrimas que inundaban los ojos en el recuerdo, sonrisas orgullosas de haber visto a un equipo que, tal vez, pocos habían visto antes a uno de la misma talla, hacía más de 50 años.

Esos recuerdos imborrables que guardaban las retinas de mi hermano, de mi viejo, de mis amigos más grandes que fui cosechando a lo largo de mis cortos años en el básquet, de colegas, ahora los entiendo. Y es simplemente increíble. No encuentro muchas palabras para explicar lo que me pasó el martes y lo que me pasa ahora, pero estoy seguro de que usted lector o lectora, me entiende.

FOTO: CABB.

Nunca supe lo que se sentía llegar a la final de un Mundial de básquet. Me encanta el deporte, por eso elegí esta profesión, pero a pesar de haber visto al fútbol llegar a una final, no me generó tanta emoción como esta ocasión. La pasión por el básquet es incomparable, las sensaciones que me genera son indescriptibles y ahí radica la diferencia.

Solo tenía tres años cuando Argentina daba el batacazo de dejar afuera a un Dream Team y posteriormente caía con la selección que más mundiales tenía en su haber. Lejos estoy de poder recordar algo así, sin contar lo lejos que me encontraba del básquet en ese momento. Diez años después tuve la posibilidad de conocerlo.

FOTO: CABB.

Y estoy seguro que los de mi camada, los que nacieron cerca del 2000 e incluso los que nacieron después de aquella final hace 17 años, hoy están sintiendo lo mismo que yo. Me entienden. Usted, fanático del básquet, aproximadamente mayor de 25 años, vuelve a sentir una satisfacción que no se imaginó que iba a volver a sentir. Yo y muchos chicos de mi edad, no sabíamos qué ibamos a poder experimentar aquello que pudimos ver por YouTube o que simplemente nos contaron, que usted ya sintió.

Hasta hace poco tiempo la gran duda que tenía todo el mundo, después de que dos monstruos como Ginóbili y Nocioni dijeron adiós a la Selección, era si iba a volver a existir una generación como esa. Y fue la gran incógnita que se me planteó a mí también, ¿realmente iba a tener la posibilidad de ver un equipo como ese? Pues no lo sabía, tampoco lo sé en este preciso instante. No sé si el plantel de hoy es igual, peor o mejor. Solo sé que estoy viviendo lo que mi hermano, quien fue el gran culpable de esta pasión, me relató alguna vez, lo que mi viejo me describió en otra. Solo sé que este equipo me hizo conocer lo desconocido. Solo sé que ahora lo entiendo.