Siete días que fueron un «MUNDO MÁGICO»

0
502

Ya pasaron siete días de una semana fantástica que vivió el básquet de Mendoza. Y el próximo desafío de todos es que se vuelve a repetir. Todos. 

Fuimos testigos y protagonistas de una semana a puro básquetbol mendocino. Fantástica y sobran motivos para definirla de esa manera. Primero, el público y la familia regresaron a los estadios. Las finales de Nivel DOS, Nivel UNO y SUPERLIGA, se jugaron a sala llena. Es decir, que si el espectáculo que se ofrece es de primera categoría, la gente responde. Y el simpatizante del básquet más allá de alentar a su equipo, asiste a ver los encuentros. Somos una familia especial. Muy fanático de nuestro equipo, pero muy fanáticos del básquet en general. Además Canal 9 de Mendoza con transmisión en vivo en la previa del juego dos, Canal 7 con notas del partido a los protagonistas, la señal TVO con transmisión completa de las finales y con una FM siguiendo al Apache.

Otro punto para destacar es el nivel de juego. El 80 por ciento de los equipos de SUPERLIGA, tienen nivel de equipos de Torneo Federal. Jugadores de Liga, Liga Argentina, venezolanos, norteamericanos y jugadores nuestros de nivel superlativo como Gabriel Rivero, Diego Maranesi, Nicolás Aguilera, Agustín Paparini, Facundo Rubia, por nombrar sólo algunos. Desde la década del 80, que la fiebre por la competencia interna no es tan intensa. Y mucho tiene ver la gestión de los directivos de los clubes. La inversión es muy grande. Y más allá de lo deportivo, se busca brindar un show aparte. Una identificación por parte de las divisiones formativas. Ahí está la clave. Hay que seducir, enamorar y contagiar a los niños y niñas. Ese es el lugar indicado para continuar apostando.

Y hablando de niños y niñas, durante la final de Atenas y Macabi en el estadio de Andes Talleres, el básquet de Mendoza ganó otra final. Y fue la de la AMISTAD. Fue emocionante ser testigos de cientos de chicos con camperitas de Atenas, Talleres, Macabi, Regatas, etc, jugando entre ellos en la canchita del sector Oeste del estadio. No le importaba el corte de redes. Eran felices compartiendo con sus «amiguitos» de otros clubes un ratito de básquet. Esa escena no tiene otra definición que FANTÁSTICA.

Por último, el respeto de jugadores y clubes entre ellos. Cero incidentes y provocación. Obvio, existen roces, pero se terminan con la chicharra final. Aplausos para los planteles de Atenas, Macabi, General San Martín, Talleres, Gimnasia y Banco Mendoza. Y en esos aplausos, también incluimos a los simpatizantes de cada club.

Obviamente, hay muchísimas cosas por mejorar. Innumerables. Pero, vivimos siete días FANTÁSTICO. Y aún no termina el semestre, quedan reválidas, la gran final de FEMEMINO y todas las divisiones formativas.

¡Qué este mundo mágico no se termine nunca más…!