El Canario continúa con vida

0
864
FOTO: ANDRÉS AREQUIPA (SALTO INICIAL).

PERMANENCIA. JUEGO TRES. El Club Leonardo Murialdo se quedó con el juego definitivo por la permanencia, venciendo a Talleres 81 a 66 y ahora deberá jugar una reválida con el subcampeón del Nivel I. El Matador perdió la categoría.

El tercer partido de esta serie se vivió como una final. En verdad lo era, solo que entre los dos que quedaron en la parte negativa de la tabla. Cada uno había ganado su partido en casa y, en el definitivo, Murialdo contaba con la ventaja de jugar en su estadio.

Tal vez fue la comodidad de jugar ante su gente (aunque Talleres también aportó gran parcialidad), tal vez fue la costumbre de todos los días entrenar con esos aros. Lo cierto es que el Canario jugó un partidazo. Pablo Furlanetto organizó, Agustín Benito corrió y Ronnie White fue imparable en la pintura. Los dirigidos por Pedemonte fueron fugaces, letales, con un primer cuarto determinante para controlar el resto del partido. Pablo Gavasci y Furlanetto entraron imparables desde la línea de tres puntos. No perdonaron ninguna pérdida de Talleres y por eso, la ventaja de +13 al sonar la chicharra, era justa.

FOTO: ANDRÉS AREQUIPA (SALTO INICIAL).

En los primeros momentos del segundo cuarto los externos mantenían vivo al Canario. Pero luego, a Furlanetto lo anularon, por lo que les costó encontrar un juego limpio en ataque. Sin embargo, en los minutos finales apareció la máquina norteamericana, White, para levantar a su equipo e impedir la remontada visitante.

En el comienzo de los últimos 20’, se vieron imprecisos ambos conjuntos, sin poder concretar. Hasta que liberaron al base y guía local, que aclaró el panorama para su equipo y desde ese momento gestionó lo que sería la victoria.

El último cuarto Murialdo no hizo otra cosa más que agrandar la herida incurable de Talleres. Repasando qué fueron las cosas que propiciaron esto se destaca a Furlanetto, quien manejó los hilos de su equipo en toda la cancha y fue fundamental en los dos partidos de local; a Benito, quien realizó una tarea tan simple que parece compleja: defendió, corrió y concretó cada bandeja de contra, impecable; y White, metió terror en la pintura: dos volcadas en la cara de un jugador contrario, y en una, sacó la falta.

FOTO: ANDRÉS AREQUIPA (SALTO INICIAL).

Y Talleres, ¿hizo méritos? Por supuesto. Le costó entrar en el juego, sufrió la significativa baja de Santiago Agüero por faltas, pero siempre fue para adelante. Delmonte, Zogbe, Nicastro, todos brindaron su cuota para revertir la historia. Incluso el pibe Gonzalo Sánchez, que realizó una gran labor en ambos lados de la cancha. Ganas no le faltaron al Matador para vencer esa barrera de 11 puntos que nunca pudo bajar. Pero enfrente tenía a un equipo con ideas de juego y muy ordenado. Nada pudo hacer contra eso.

Por estas razones, Murialdo fue el ganador de la serie y tiene una vida más para no descender y quedarse en la máxima categoría del básquet de la provincia. El Matador jugará el próximo Torneo Apertura 2018 en el Nivel I.

SÍNTESIS

CLUB LEONARDO MURIALDO (81): Pablo Furlanetto 23; Agustín Benito 15; Pablo Gavasci 11; Bruno Ballarini 2; Ronnie White 22 (FI); Ernesto Ponti 7; Andrés Moreno 0; Leonardo Montivero 0; Giuliano Ponti 1. DT: Sergio Pedemonte.

ANDES TALLERES SPORT CLUB (66): Daniel Delmonte 6; Matías Nicastro 12; Juan Pablo López 2; Pablo Zogbe 22; Santiago Agüero 6 (FI); Alejandro Rosales 7; Gonzalo Sánchez 8; Fernando Esteller 0; Ignacio Frisón 3. DT: Fernando Santalucía.

Estadio: Club Leonardo Murialdo.

Árbitros: Mario Aluz – Pablo Leyton – Matías Sosa.

Parciales: 28-15; 45-32 y 62-49.

Tiros libres: Murialdo 14/21 – Talleres 10/23

Cinco faltas: No hubo.

Figura: Pablo Furlanetto (Murialdo).