Hay Naranja para rato

0
1555
Imparable. Abel Chiquito Trejo volvió a marcar un doble – doble. FOTO: Archivo.

Rivadavia venció como local al Atlético Club San Martín por 67 a 46 con un gran juego colectivo, destacándose Abel Trejo, quien marcó un doble – doble en su estadística personal (13 puntos y 20 rebotes).

Los Naranjas no tuvieron inconvenientes en vencer al Chacarero. El primer cuarto tuvo baja eficacia. Parcial de 8-0 en el inicio para Rivadavia. Tras el tiempo muerto pedido por Sergio Peralta, el Albirrojo dio vuelta el marcador (8-9), aunque nuevamente se le cerró el aro y no hizo más puntos en esos primeros diez minutos (14-9).

El equipo dirigido por Juan Camino apretó un poco el acelerador en el segundo período y anotó un parcial de 14-0, destacándose Leonardo Mosconi quien desde el banco marcó diez puntos en dicho cuarto. 32-18 se iban al descanso largo.

Con un goleo repartido, Rivadavia siguió sacando provecho a la poca eficacia de la visita, mientras que Trejo no se cansaba de bajar rebotes en defensa y también aportaba en ataque.

Los diez minutos finales sirvieron para que ambos entrenadores movieran el banco. Jugadores como Caparros, Adaro y Cano empiezan a pedir pista en el conjunto Naranja, que sigue en lo más alto de la Súper Liga.

SÍNTESIS:

CENTRO DEPORTIVO RIVADAVIA (67): Federico Grenni 4, Andrés Llaver 12, Dalmiro Martín 4, Gonzalo Álvarez 7, Abel Trejo 13 (FI); Leonardo Mosconi 12, Guido Francese 2, Juan Cano 3, Marcos Caparros 8, Khalil Adaro 2, Luciano Gomina 0, Francesco Magnaldi 0. DT: Juan Camino.

ATLÉTICO CLUB SAN MARTÍN (46): Anthony Joseph 10, Juan Velázquez 5, Ramiro Espinoza 4, Agustín Musarella 6, Spencer Mathis 5 (FI); Pablo Cano 0; Sergio Cuellar 2, Elías Del Ponte 4, Lautaro Badui 5, Mariano Gutiérrez 3, Enzo Castro 0, Tomás Ferlaza 2. DT: Sergio Peralta.

Estadio: Leopoldo Juan Brozovix

Árbitros: Pablo Leyton y Aldo Ochoa

Parciales: 14-9; 32-18 y 50-27

Tiros libres: Rivadavia 12/17, San Martín 9/18

Cinco faltas: No hubo

Figura: Abel Trejo

 

Compartir
Artículo anteriorMendoza a paso firme
Artículo siguienteLo destrozó