Volver a casa

0
656
Foto: Internet.
Vuelven Nacho y Fede a vestir la camiseta rRja.

Ignacio Revellino y Federico Aguilera volvieron a vestir la camiseta del conjunto de Anzorena en la victoria de los de la Sexta sobre San José. Dos estandartes del puntero volvieron al parquet.

Como dice la canción de Intoxicados, “volver a casa”. Es que “Nacho” y “Pipo” se calzaron nuevamente la camiseta del conjunto de la Sexta Sección para sacar adelante a este equipo que en el Federal no está pasando por un buen momento, pero que en el local es el único líder e invicto. Ambos tuvieron minutos, Ignacio Revellino tuvo un excelente debut con 8 puntos en 10 minutos (3/4 TC, 5 REB y 1 AS).

¿Cómo te sentiste en la vuelta? ¿Fue muy pronto o ya querías jugar?
-Me sentí bien, al principio como que te sentís raro ya que hacía un año no jugaba 5 vs 5, se dio todo muy rápido, tenía ganas de jugar, pero no pensé que iba a ser tan rápido (risas), lo voy a tomar distinto a como lo tomaba cuando me dedicaba profesionalmente.

Cerraste una excelente planilla (75% de campo) ¿Fue una vuelta soñada?
-Gracias a dios entraron, le podía haber errado (risas), lo tomo tranquilo, es para acompañar a los chicos, ayudar en lo que pueda, los pibes están muy bien.

¿Te sentiste bien cerca de la zona pintada? ¿O lo tuyo es la zona de 6,75?
-Me gusta más tirar de tres, pero hoy hacía falta jugar de 5 ya que Joaquín Orrego y “Caniche” no estaban para jugar. Como te decía, ayudar donde sea necesario pero con tranquilidad, los chicos están haciendo un gran trabajo y además es un grupo excelente.

Por el otro lado, el regreso de Federico Aguilera tuvo un doble gusto ya que volvió a su primer amor y compartió cancha con su hermano “Colo”.

¿Por qué tantas idas y vueltas entre vos y el Basquet?
-Yo creo que es porque realmente no sé si soy un apasionado del Basquet, en su momento cuando dejé de jugar lo hice porque sentí que ya no tenía ganas de hacerlo. Este año me volvieron las ganas de jugar porque el grupo de chicos es muy unido, son todas excelentes personas y la verdad que cada vez que voy al club a entrenar la paso muy bien. Es un excelente grupo de amigos.

¿Volviste a pisar el parquet de Anzorena que se te cruzó por la cabeza?
-Fue un combo de varias sensaciones, pero más que nada una alegría inmensa por volver a jugar en el club de toda la vida con amigos y con mi hermano. Aunque también bastantes nervios que en un principio pensé que no iba a tener. De a poco espero poder ir agarrando ritmo y soltarme en el juego.

Cuando volviste, ¿qué te dijo tu hermano?
-La primera pelota me deliró por perderla y no dársela al base (risas) y después otra que me tiré. En la semana cuando volví a entrenar hablamos y me dijo que me matara entrenando y que tenga paciencia, que hace mucho no juego y que de a poco me vaya ganando el lugar.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Por favor ingresa tu nombre